Peregrinando a la Luz


Cuando se habla de la Luz no nos referimos a la luz física del Sol o la luz de una lámpara, sino a una Luz trascendente, al conocimiento iniciático que los masones pretenden adquirir. “Conocer la luz”, es conocer la Verdad.

En la alegoría de la caverna de Platón el concepto de luz determina que la teoría de las ideas sea algo más que una forma de concebir el aspecto de las cosas. Es más bien una manera de mirar profundamente la realidad.

Sólo el hombre sin cadenas logra conocer la verdad de las cosas, tal es la metáfora del sol con respecto a la “idea del bien”, sino que, además, transita en la libertad del pensar mismo y en aquello desde donde este pensar se funda, a saber, la luz de su ser y del ser de las cosas.

La luz no es sólo la iluminación intelectual, o la sabiduría. El intelecto es sólo un componente.

La luz que deseábamos cuando estábamos en la oscuridad, la  recibimos el día de la iniciación para que nos ilumine el camino que debemos de recorrer, a través del trabajo masónico, y poder salir así de las tinieblas. No se nos dio la “iluminación”. Se nos dio la posibilidad de trabajar en conjunto con otras personas en su búsqueda.

"La Divina Comedia" de Dante, se puede interpretar como un viaje en búsqueda de la luz y el Camino de Santiago también se llama el camino de las estrellas, donde el viaje emprendido en busca de la iluminación es recompensado por la visión de la estrella brillante que supuestamente aparece en el camino de los que son dignos.



Para iluminar el sendero que conduce a ese conocimiento, la Masonería pone a nuestra disposición tres Grandes Luces. La escuadra, el compás y el libro de la ley sagrada.

El libro de la ley sagrada (puede ser la Biblia, el Corán, la Torah, u otros), representa la verdad revelada y sagrada. Es: “La Luz sobre nosotros”. No se trata de una referencia religiosa, sino de la inspiración de la ciencia sagrada que se revela a quien sepa leer en él.

El Compás representa la justicia con que deben medirse los actos de los hombres. Es “La Luz alrededor de nosotros”, símbolo de la Fraternidad y del Servicio al Prójimo, es la luz que nos brindan los que trabajan con nosotros.

La Escuadra, símbolo del derecho, es el ángulo recto que forma el principio de toda construcción, rectitud moral y la conciencia del hombre. Es “La Luz en nosotros”. Es la luz que llevamos dentro y que debemos trabajar quitando nuestras partes oscuras para que pueda brillar.

También se pone a disposición tres pequeñas luces, que brillan en los tres pilares, símbolos de los tres principios de la sabiduría, la fuerza y la belleza. Están representados por el Venerable Maestro reconocido por la madures de sus juicios y los Vigilantes que tienen la función de guiar y aconsejar.

En el techo del templo se encuentran en lados opuestos dibujados el Sol que indica la luz directa, intelectual y la Luna que indica la luz reflejada, el conocimiento indirecto y progresivo.

De hecho, sabemos además que la fuente original de luz espiritual está representada en el templo por el Delta luminoso, símbolo del Gran Arquitecto de Universo, ubicado exactamente en el Este, hacia donde simbólicamente volvemos nuestros ojos. El desafío para el Masón es no sólo trabajar en este mundo unidimensional (donde no hay Trascendencia), sino en un mundo multidimensional (este mundo y el otro mundo), donde sí hay Trascendencia, para lo debemos conocer los Antiguos Augustos Misterios y no quedarnos con los símbolos sustitutos vaciados ya de contenido.

El correcto funcionamiento de la luz consiste en implementar un "entorno donde se dan las condiciones  y personas para ver”.

En el templo, que reproduce el universo (como cualquier espacio sagrado), todas las palabras son percibidas, y se dirige a la atención de todos los sentidos. Se podría decir que se desarrollan los sentidos y por lo tanto permite que la verdad sea revelada a través de ellos. No sólo debemos agudizar nuestros sentidos para estar más sensibles y aumentar nuestra percepción, sino que debemos quitarnos nuestros prejuicios y ser más tolerantes con el otro, para enriquecernos con sus ideas y puntos de vista diferentes.

La luz representa el modo de conciencia en el que el hombre puede alcanzar cuando venció la opacidad de los impulsos instintivos y dirige su mirada a las formas inteligibles que constituyen el orden mundial en su unidad, la verdad y la belleza.

Pedistes la luz, el sendero esta iluminado por Grandes y Pequeñas Luces, tenés como guía al Delta luminoso, te dieron las herramientas apropiadas, te enseñaron la metodología, te ilustran Maestros experimentados, te acompañan personas en las que podés confiar:

Ahora, al sendero en busca de la LUZ lo tenés que recorrer vos

Recuerda que dicen que al morir, hay una potente luz que nos atrae al final de un gran túnel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR