La Acacia



La Acacia, es un árbol muy común en la Península de Sinaí, cerca del rio Jordán, por lo que en los tiempos bíblicos, la zona se consideró un bosque sagrado entre los hebreos, ya que su madera fue utilizada para la elaboración de objetos religiosos con un significado especial. Acacia fue la madera de la que se le ordenó a Moisés que hiciera el Tabernáculo, el Arca de la Alianza, la mesa para el pan de las proposiciones y el resto de los muebles sagrados, incluyendo los cuernos del altar. (Éxodo 25-27).

Así como la rama de oliva es reconocida por nosotros como el símbolo de la paz, la del laurel de la victoria, la del romero de la memoria; la rama de acacia, se nos presenta como un símbolo de la inmortalidad del alma, por su naturaleza siempre verde e inmutable y su madera incorruptible e inalterable.

Una rama de acacia sobre la sepultura de Hiram en el monte Moriah, fue la señal que permitió localizar su tumba. Ese ramo de acacia enterrado en la tierra removida hacía poco, creó vida propia, creció, se hizo visible a los ojos de un Maestro y se transformó en su mayor símbolo. El Maestro es capaz de reconocer la realidad de la vida, allí donde otros sólo ven la apariencia de la muerte.

El ramo de acacia al estar sobre y no dentro de la tumba, simboliza que existe algo superior a la materia del cuerpo, que permanece vivo, que es como la materia primigenia que trasciende el universo manifestado. Estaríamos simbolizando la inmortalidad del alma.

Las propiedades de la Acacia de rechazar los insectos dañinos, nos enseña a rechazar los vicios, y pensamientos perjudiciales. Otra característica es la de inclinar sus hojas hacia abajo durante la noche, en tanto que apenas aparece el Sol, se alzan de nuevo para dirigirse a él y seguir su recorrido por el cielo para recibir sus rayos de luz. Las hojas de la Acacia se cierran a la Oscuridad del pensamiento, pero se abren a la Luz de la Verdad. Y sus hojas buscan la fuente de la Luz constantemente.

Al decir que un masón conoce la Acacia, quiere decir que conocen la Francmasonería en forma general y la Maestría en lo particular. Conoce el secreto para revivir en él la sabiduría muerta. Se conoce a sí mismo.

El que muere y no perece, es eterno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR