LA NOBLEZA NEGRA


El título de nobleza “negra” se utiliza para designar, por su despiadada falta de escrúpulos, a un selecto grupo de familias multimillonarias, que están vinculadas entre si hace más de mil años y actúan mancomunadamente mediante una organización centralizada que ha perdurado en el tiempo, bajo el lema: “La unión hace la fuerza”. Todos ellos tienen una inmensa riqueza, emplearon el asesinato, el robo y todo tipo de engaños a escala mundial para lograr sus objetivos. Sus ingresos provienen de las rentas de la tierra y la actividad bancaria, controlando el comercio de drogas y armas a través de intermediarios bien distanciados. Inventaron el dinero. Y el dinero es poder.



Sus comienzos estuvieron en el Siglo V en Venecia, la que desde entonces es sinónimo de oligarquía, usura, esclavitud y el culto de Aristóteles, aunque sus raíces provienen de la antigua Babilonia. Su fundamento fue estar siempre en ambos lados de la escena, pero la esencia de su método es la corrupción: Encontrar la debilidad del adversario, y a continuación, corromperlo.

Esta oligarquía veneciana, se fue conformando por diversos grupos de aristócratas que encontró en esas lagunas un refugio invulnerable las redadas de Atila el Huno con el que comerciaban y servían de fuente de inteligencia y luego no tuvieron otra salida que mirar al mar y expandirse. Los primeros en arribar fueron las familias patricias del imperio Romano de Occidente cuando empezó su decadencia, ya que la capital del imperio se había trasladado de Roma a Ravena, un lugar cercano a lo que hoy es Venecia. En 466 DC se instalaron los persas y babilonios en el norte de Italia, en un área que se hizo conocida como Lombardía bajo la dirección de los fenicios, y a partir del Siglo V se casaron en entre sí. A partir del Siglo XII se unieron con los Jázaros (mezcla de Judíos Askenazi, turcos y mongoles) que se habían fusionado con la nobleza del Imperio Romano de Oriente. De ese crisol de razas surgieron las casas reales europeas, que son y actúan como una familia. No todas las familias de la Nobleza Negras son casas reales, y muchas de las familias reales ya no tienen reinos, aunque todas son dueñas de inmensas fortunas, están emparentadas y están detrás de todo.

En el Siglo V, cuando aún no existía Venecia, la ciudad importante en la región era Aquilea, una próspera ciudad portuaria romana, (con 200.000 habitantes y era la cuarta urbe de la península itálica), punto de partida de un importante tráfico comercial que viajaba de Norte a Sur, ya que era el punto de la salida del tráfico hacia el área del Danubio y donde se asentaba el patriarca de la Iglesia Cristiana, pero ésta tradición era eminentemente pagana y tapada por el ritual del antiguo culto babilónico a Semíramis (Madonna en italiano).

Para el año 404, Rávena, otra ciudad cercana, y no Roma, era la capital del Imperio Romano de Occidente. Tras. Después la administración se asentó en un lugar llamado Rivus Altus, nombre que con posterioridad degeneró a Rialto, que es dónde está la ubicación actual de Venecia. El nacimiento oficial se sitúa en el año 721 después de Cristo. En esa época han elegido a su primer dux o duque. Si bien el honor no era hereditario, en su elección sólo podía participar la nobleza. Por esta razón a Venecia erróneamente se le llama de “república”, cuando en realidad era una Oligarquía que gobierna con mano de hierro. El hecho más significativo de todo éste periodo es la supervivencia y posterior desarrollo de Venecia, gracias a la alianza con el Emperador Justiniano de Constantinopla.

Durante siglos, Venecia se desarrolló como una segunda capital del Imperio Bizantino a través de alianzas matrimoniales con ciertas dinastías bizantinas y en conflicto con el Sacro Imperio Romano con sede en Alemania. Para el año 1082, los venecianos tenían derechos comerciales libres de impuestos en todo el Imperio Bizantino. A pesar de estar en lo que hoy es Italia, Venecia nunca fue parte de la civilización occidental sino del Imperio Romano de Oriente o Bizancio con relaciones con Persia, China e India, con personajes como Marco Polo y aliados como el Ghengis Khan y sus herederos a los que en el saqueo de Bagdad y la destrucción de su renacimiento en el siglo XIII. La alianza con los Khanes duro hasta que la ruta de la seda fue sustituida por las rutas navales.

Las familias venecianas y el Estado que construyeron crecieron en riqueza, parasitando el comercio, especialmente el comercio entre Oriente y Occidente, que fluía profusamente hacia los mercados de Rialto, los artículos más significativos eran las especias y las pieles de China e India, destinados a los mercados de la Europa quienes basaban su economía en la exportación a Oriente de su producción textil y metalúrgica. La producción de Venecia durante este periodo fue nula si exceptuamos las manufacturas de cristal de Murano.

La opulencia veneciana provenía también de la piratería y la esclavitud practicada contra turcos, magrebíes, mongoles y después fueron los negros africanos los que llenaron las bodegas de los barcos. Venecia monopolizó el comercio y la navegación en el norte del Adriático. Organizaron flotas de galeras de comerciantes que se enviaban una o dos veces al año a puertos clave. Las galeras fueron construidas por el régimen en sus astilleros, conocidos como el Arsenal, durante muchos siglos la fábrica más grande del mundo. El rol habitual del típico mercader de Venecia era una mezcla entre usurero, comisionista e intermediario, protegido por el monopolio de las redes de distribución y transporte que las galeras de guerra proporcionaban. Lo más importante es que creaban el dinero de la nada en lo que fueron posteriormente los bancos.

Alrededor del año 1400 d. C., los centros de poder europeos se fusionaron en dos bandos: los gibelinos, que tomaron el control del Sacro Imperio Romano que consideraban que el Papa tenía la función de consagrar y ungir al Emperador, confiriéndole poderes sacros y los Güelfos también llamados Nobleza Negra, aliados del Papa, que pretendían la desacralización del Estado y, por efecto de su acción, su posterior confiscación a manos de la burguesía acaudalada. O sea ellos.


La disputa entre estos dos grupos concluyo con el acuerdo de paz de Westfalia, que fue el primer congreso diplomático moderno e inició un nuevo orden en basado en el concepto de soberanía nacional, donde se estableció el principio de que la integridad territorial es el fundamento de la existencia de los estados, frente a la concepción feudal, de que territorios y pueblos constituían un patrimonio hereditario. Por esta razón, marcó el nacimiento del Estado Nación, dando origen a los actuales países Europeos.




Esa Nobleza Negra fue construyendo su poder a lo largo de siglos, espiando, conspirando, apoyando siempre a ambos bandos en pugna, ya sea aportando recursos de inteligencia al ejército mongol de Genghis Khan, impulsando las cruzadas para controlar las rutas comerciales y creando la orden de  los Templarios, diezmando al 30% de la población Europea con la peste negra. Las relaciones públicas venecianas estuvieron comprometidas con el movimiento Protestante de Calvino y Lutero, y a la vez con la Contrarreforma de la Iglesia Católica y la creación de la Orden de los Jesuitas. También sirvieron de base y financiamiento para el descubrimiento y posterior conquista de América.

La Nobleza Negra apoyó a Guillermo de Orange para apoderarse del trono de Inglaterra, lo que eventualmente resultó en la formación la East India Company y del Banco de Inglaterra en el año 1694 y posteriormente la Banca Internacional donde organizaron un sistema de bancos centrales que cobran a sus respectivas naciones dinero efectivo en intereses por el privilegio de usar moneda respaldada por el propio crédito de las naciones.

La nobleza Negra siempre quiso la soberanía parlamentaria como forma de gobierno para controlar a cualquier rey y posteriormente crearon los Bancos Centrales para controlar a los países. Para tal efecto la nobleza veneciana crea en Inglaterra la Real Sociedad Británica y sociedades secretas como la masonería y el movimiento rosacruz. Posteriormente funda en EEUU la Reserva Federal que es una empresa Privada que fabrica y vende los dólares estadounidenses. Los gobiernos de los países, no van a tener desde entonces un poder sustancial en materia de Hacienda Pública, porque hace mucho dejaron el poder dinero en manos de los banqueros. El monopolio del crédito privado controla el dinero de los gobiernos. Capaces de crear dinero de la nada, es natural que tomaran la mayor cantidad posible de riqueza real que pudieron arrancar a la sociedad.

De esta manera gobernaron el mundo a partir del siglo XVII. Todos los golpes de estado, las revoluciones y las guerras se centran en las batallas que inventaron para vender armas a ambos contendientes, endeudar a las naciones y después apoderarse de sus despojos. De ese modo, manipulando a ambos bandos pudieron mantener y mejorar su poder.

Esas grietas que están surgiendo en todas las sociedades, por motivos políticos o religiosos, son creadas artificialmente por esta Nobleza Negra que controla los medios de comunicación, la banca, el comercio y las drogas, esta última es muy importante porque le permite obtener plata negra con las que realizar operaciones de falsa bandera.






EL LEÓN ALADO DE SAN MARCOS

La esencia de Venecia se encierra en el símbolo de la ciudad, el León Alado de San Marcos una figura venida de Oriente, de algún lugar entre Persia y China. Este símbolo es manifiestamente pagano y su relación con San Marcos se estableció tardíamente mediante la falaz inscripción “Pax tibi Marce, evangelista meus”, (La paz sea contigo Marcos, mi evangelista), tras una supuesta visita del santo a las lagunas venecianas. Para respaldar esta historia, los venecianos robaron el cuerpo de San Marcos de Alejandría, en Egipto. La frase hace justicia a una ciudad que nació sin perímetros ni fronteras, en las lejanas fechas en que el Imperio Romano era presa de los bárbaros, como refugio de fugitivos en un entorno lacustre y hostil, y que, no contenta con un origen tan poco noble, nunca cesó de inventar y logró construir una ciudad sobre el agua.



En el siglo I d.C., Alejandría (Capital de Egipto) había sido lugar de predicación de San Marcos, uno de los cuatro evangelistas, quien había fundado allí, en torno al año 42, una iglesia que más adelante se convertiría en la sede de la Iglesia Copta de Egipto. Los romanos lo martirizaron y  el cuerpo fue sepultado en una cripta de la iglesia que él mismo había fundado.

En el año 828 visitaron Alejandría un par de comerciantes venecianos, que convencieron a  un grupo de monjes coptos de huir de Alejandría y continuar con su religión y sus reliquias en Venecia, a cambio de llevar consigo los restos de San Marcos y entregarlos al Dux a su llegada a Venecia. Curiosamente, San Marcos llegaría a Venecia como los primeros habitantes de las islas: huyendo. Y así llegó el santo a Venecia, por mar, como correspondía, y huyendo, como también correspondía. Con él la ciudad encontró el poderoso símbolo que habría de elevarla a su nueva posición de potencia marítima.

Venecia mira al Este, hacia sus aliados de Asia, y especialmente, hacia las oligarquías chinas con quienes compartió negocios y guerras. Esto explica porque la vida en Venecia tenía en ocasiones rasgos semi-orientales.

Venecia nunca sobrepasó apenas los cien mil habitantes, sin embargo fue superpotencia desde el siglo XIII, hasta la Paz de Westfalia en 1648, gracias al magnífico desarrollo de su política exterior.

No buscaban expandir su territorio, sino acaparar riquezas.


Orígenes Babilonios de la Nobleza Negra


Nuestra civilización, como toda civilización, es un complot.

Muchas de nuestras creencias provienen de nuestro consentimiento en no discutirlas y desviar nuestra mirada de la realidad. Hay cosas que no queremos ver, ni siquiera que otros la nombren. El complot tiende a ocultarnos que hay otro mundo en el mundo en que vivimos, y otro hombre es el hombre que somos.

Según las leyendas, el comienzo de nuestra civilización podemos ubicarlo en la ciudad de Babilonia, junto al río Éufrates. Fue una de las primeras ciudades de la era post-diluviana, y para algunos allí fue creado el Homo Sapiens después de la supuesta manipulación genética por parte de los “dioses” anunnaki.

Fue en esta ciudad donde se crearon las primeras escuelas de misterios y sociedades secretas que iban a influir significativamente en el devenir de la Humanidad. Buena parte de nuestras creencias occidentales, surgieron de la mitología Aria, hace 6.000 años, con las leyendas y divinidades persas que llegaron a nosotros con el velo de la tradición judeocristiana y primordialmente de la Iglesia Católica Romana.

Tras el diluvio de la lejana tradición aria, quedaron en la tierra grupos humanos, los hijos de Noé, que bajaron de las montañas. Pero también los descendientes de los que subieron del interior de la tierra, y así supuestamente nació una raza híbrida emparentada con las divinidades.

Según los textos antiguos, el fundador de Babilonia fue el gigante Nimrod y su esposa Semiramis, un tirano de larga vida según relatan las tradiciones. Ambos son reconocidos como los “dioses” más importantes de la Hermandad de Babilonia y han sido venerados hasta la actualidad bajo diferentes nombres y símbolos.  Nimrod fue simbolizado como un pez-dragón y la Reina Semíramis como un pez y una paloma.

Nimrod y Semíramis formaban parte de lo que los antiguos Griegos denominaban la raza de Titanes o en la Biblia Nefilim. Esta raza de gigantes se decía que eran descendientes de Noé, descrito en el Libro de Enoc como fruto de las relaciones entre un “dios” y un humano y con piel sumamente blanca. El padre de Nimrod era Cush, también conocido como Hermes, que significa Hijo de Ham, y que era nieto de Noé. El padre de Ham fue Cam, hijo de Noé, quien robó las pieles que Dios había hecho para Adán y Eva antes de que los expulsara del Jardín de Edén. Nemrod se hizo conocido como "el poderoso cazador". Era considerado invencible mientras llevara puestas esas ropas, que están mencionadas en Génesis 3:21.

A Nimrod le fue dado el título de Baal (Lord, Señor) y Semíramis eran Baalti (My Lady, Mi Dama). El término latín para mi dama es Mea Domina que en su forma italiana corrompida se hizo Madonna, Notre Dame en francés. Las catedrales de Chartres y Notre Dame eran centros de adoración de la Madonna Negra o virgen negra, otra obsesión templaria. Pero el culto de la Madonna Negra no estaba relacionado con María, la madre de Jesús. Era la adoración de la Reina Semíramis / Isis.



Cuando Nimrod muere, de acuerdo a las leyendas, su cuerpo fue cortado en pedazos y quemado y los pedazos fueron enviados a varias áreas. Prácticas similares se mencionan en la Biblia (Jc.19:29; 1 Sa 11:7, su esposa, la reina Semiramis, lo proclamó como el dios-Solar. Más tarde, se hace embarazar en secreto por un sacerdote, cuando esta mujer da a luz a un hijo, Tammuz de nombre, proclama que era Nimrod renacido.

En esa época existía la profecía de la venida del Mesías, que nacería de una mujer virgen, (ver Gén. 3:15).  y que él era la semilla prometida, el “salvador del mundo”. Pero no solamente era el pequeño adorado, sino que también la mujer, la madre, lo era también igual (o más) que su hijo.

Nimrod fue representado en un papel doble de Dios el Padre y Tammuz , el hijo de Semíramis, y su rama de olivo era simbólica de este vástago producido a través de un “alumbramiento virginal”,  se dijo que ha sido crucificado y puesto en una cueva. Cuando una roca fue apartada rodando de la entrada de la cueva tres días después, su cuerpo había desaparecido. Es el origen de las criptas bajo los templos, como es el caso de Santiago en su catedral, en donde se venera bajo el altar la supuesta piedra (un ara romana a Júpiter) en donde los discípulos amarraron el cuerpo de Santiago en su viaje por mar.

Esta trinidad, simbolizada por La flor de lis, marido-esposa-hijo de Nimrod-Semiramis-Tammuz, se tornó la trinidad mitológica Osiris-Isis-Horus de los egipcios con su equivalente en India, Asia y China. Solo mucho después serían José, María y Jesús.

A Nimrod se le adjudica haber fundado la masonería y construido la legendaria Torre de Babel, en desafío de la voluntad de Dios. En la literatura talmúdica él es señalado como "el que puso a toda la gente contra Dios". La torre, cuyos restos fueron descubiertos a principios del Siglo XX, tenía una altura de aproximadamente 90 m y era un edificio piramidal de siete pisos. El último piso tenía instalaciones para el culto, adornadas con ladrillos esmaltados azules, imitando el color del cielo. Para su construcción se utilizaron ladrillos de barro cocido en lugar de piedras, lo que implicaba un elevado conocimiento en el arte de la construcción.

Las grandes torres, como después las grandes iglesias, y luego los grandes estadios deportivos, eran construcciones orientadas a provocar el temor y encantamiento de la gente. Los babilonios construyeron una  torre escalonada con la función de acercar a los sacerdotes o soberanos a los dioses celestiales, para reclamar en nombre de ellos sus deseos y conveniencias apelando a la culpa por los pecados cometidos. Nada ha cambiado. Hoy los políticos, como nuevos cortesanos, reclaman en nombre de los desposeídos, apelando a la culpa de los que algo tienen y tratan de imponer un "lenguaje inclusivo", a fin de dividir a la sociedad.

La leyenda relata que cuando Nimrod fue informado del nacimiento de Abraham, los astrólogos aconsejaron al Rey (Nimrod) matar al niño destinado a convertirse en un Emperador poderoso, entonces ordenó que todos los niños varones fueran muertos, y le solicito a su padre, el Príncipe Teraj, Jefe del Ejercito y descendiente de Sem (hijo de Noe, lo que a sus descendientes le da el nombre de Semitas) que se lo entregara para matarlo y este lo engañó entregándole a cambio el hijo de un esclavo, por lo que Abraham pasó hasta sus 13 años escondido en una cueva y educado especialmente como casta gobernante.

Cuando murió su padre y perder la protección del ejército, debió huir de la tierra de sus mayores a Canaan ante la persecución del Rey en busca de un nuevo hogar, llevándose sus conocimientos de dirigente sumerio y su Dios Personal (como era la costumbre sumeria), pero el hambre los hizo seguir viaje hasta Egipto, donde se encontraba la otra gran civilización de la época.

Dado sus conocimientos y la belleza de Sara su hermana y esposa, engañan al Faraón quien se casa con Sara, participando así ambos de la corte y los conocimientos Egipcios. Cuando el Faraón descubre el engaño los expulsa.

Viendo que no podía gobernar ninguno de los dos grandes imperios, decidió entonces fundar su propio reino entre ambos, esa tierra era prospera y estaba habitada por los cananitas (descendientes de cam que eran negros), él era semita y no tenía genealogía para dominar esa tierra. Necesitaba que alguien lo designara como dueño del lugar. Encontró entonces a su Dios personal que le promete la tierra habitada por los cananeos para su descendencia en general con la condición que se circunciden. La circuncisión será el titulo para la posesión de la tierra. Dicha promesa es renovada a su hijo Isaac y su nieto Jacob.


Esta leyenda esconde seguramente una disputa entre dos sectores importantes de la hermandad babilonia representados por Nimrod (el que puso a toda la gente contra Dios) y Abraham (temeroso de Dios). Los que creen que la humanidad fue creada por los Anunnaki dicen que Enlil  era el señor de los cielos y de la tierra intenta destruir a la humanidad en tres oportunidades, molesto por sus hábitos ruidosos. En el último de estos intentos, arrasa la Tierra con un Diluvio. La humanidad consigue salvarse gracias a la intervención de su medio hermano, Enki, que ordenará a Atrahasis (Noe), la construcción de un enorme barco en el que deberá cargar semillas y animales. Luego Enlil inunda la Tierra abriendo las compuertas del cielo y Enki (su hermanastro), finalmente creó a nuevos humanos modificados genéticamente y los instruye en las artes, oficios y medios técnicos para la agricultura. Obviamente Nimrod está con Enki (Prometeo, Iblis, Lucifer, el ángel caído que da la Luz) y Abraham con Enlil.

Nimrod era también Jano, el dios con dos caras. En el simbolismo del Águila Bicéfala indica que una de sus cabezas mira hacia lo infinito del pasado, y la otra hacia lo infinito del futuro, mostrando con ello que el presente es apenas una fina línea de contacto entre dos eternidades. En general, el Águila de dos cabezas simboliza la SABIDURÍA, una de las cabezas representa al PROGRESO, la otra al ORDEN. El Símbolo del Águila de dos cabezas se conoció por primera vez en la masonería en el año de 1759, después del establecimiento en Francia del Consejo de los Emperadores de Oriente y Occidente, adoptado este símbolo debido a la doble jurisdicción que el mismo comprendía, así una cabeza miraba hacia el Oriente, para proteger a los peregrinos que pudieran acercarse por esa dirección, y la otra guardaba el Occidente, con los mismos propósitos.

El águila Masónica con dos cabezas que miran a la izquierda y a la derecha, el este y oeste, es simbólica de Nimrod del que se decía tenía las llaves de las puertas del cielo y era el único intermediario entre Dios y la humanidad, por lo tanto cualquier creencia no apoyada por él era falsa y debía ser condenada. Esto era una herramienta maravillosa para el clero babilónico para imponer su voluntad a sus creyentes. El mismo engaño sigue siendo realizado por sus sucesores.

La religión babilónica, como todas las similares que iban a seguir, constaba de dos niveles, las masas eran manipuladas a creer supersticiones y tomar historias simbólicas literalmente, mientras que a los iniciados elegidos se les daban los conocimientos verdaderos bajo pena de muerte si alguna vez los revelaban.

El título Católico Romano de cardenal viene de la palabra “cardo” que significa bisagra y se relaciona con el papel de Nimrod como guardián de la puerta del cielo. Los sacerdotes babilónicos incluso establecieron un cuerpo directivo que llamaron Gran Concilio de Pontífices, un nombre después transferido a la Iglesia de Roma. El Sumo Sacerdote Babilónico, que instruía a los iniciados del círculo interno, era conocido como…. Pedro, significando el “Gran Intérprete”.

La Iglesia Católica Romana fue la creación de la Hermandad Babilónica y el Papa todavía usa una mitra formada como una cabeza de pez para simbolizar a Nimrod. Éste es también el significado del Anillo Del Pescador. El Trono de San Pedro en el Vaticano, del Siglo IX está decorado por doce láminas retratando las doce labores de Hércules,  era otro nombre para Nimrod antes de volverse una deidad de los griegos. En 1825, El Papa León XII autorizó la producción de una medalla de jubileo y retrataba a una mujer en una pose que era evidente simbolismo de la Reina Semíramis.

La Estatua de la Libertad es otra representación de Semíramis, con un crucifijo en su mano izquierda, una taza en su derecha y sobre su cabeza había una corona de siete rayos.

El sacrificio humano era fundamental para la religión de Babilonia, y será sustituido por el sacrifico incruento. El pan y el vino. A los sacerdotes babilónicos les era exigido comer algunas de sus ofrendas de sacrificio y por tanto la palabra para sacerdote, Cahna-Bal, se volvió el término para comer carne humana, caníbal.

La Fiesta de Tammuz era en 23 de Junio y celebraba su ascensión del inframundo. Cuando fue resucitado, Tammuz fue conocido como Oannes, el dios pez, y Oannes es una versión del nombre Juan. Por esta razón, Juan ha sido usado como un símbolo para Tammuz-Nimrod en personajes simbólicos como Juan el Bautista. El 23 de Junio, la Fiesta de Tammuz, se hizo el día cristiano llamado Víspera de San Juan.

Además de las oraciones y devociones ofrecidas a María, los católicos romanos también dan honores y oración a varios “santos”. Estos santos, según la Iglesia Católica, son mártires o gentes notables de la “Iglesia” que han muerto y los papas los han designado como “santos”. La idea de orar a los santos no es más que una continuación de viejas devociones que los paganos daban a los dioses y diosas de su religión, desde tiempos atrás.

De acuerdo con la Biblia, todo verdadero cristiano es un santo. No hay ninguna indicación de que una persona pueda ser hecha santa después de su muerte. No es el Papa quien hace a los santos. Es asunto de Dios. En las Escrituras, los santos siempre son gentes vivientes, nunca muertos. Por ejemplo: los antiguos cristianos en la iglesia de Roma fueron llamados santos (Romanos 1:7 y 16:15), como también lo fueron los cristianos que vivían en Corinto (1° Corintios 1:23 y 2° Corintios 1:1). De este modo que si queremos que un “santo” ore por nosotros, debemos encontrar a un cristiano y pedirle que se una en oración con nosotros. Pero si tratamos de comunicarnos con personas que han muerto, ¿Qué más puede ser sino una forma de espiritismo? La Biblia, repetidas veces, condena todo propósito de comunicarnos con los muertos, que es un acto satánico.

Los babilonios creían que sus dioses y diosas habían sido una vez héroes vivientes en la tierra, y después de muertos habían pasado a un plano más elevado. Desde Babilonia se diseminó el culto a estos “dioses” por las naciones. Cuando Roma conquistó el mundo este sistema de dioses y diosas fue infiltrado en la misma forma dentro de la religión pagana de Roma. Luego se trasladó a los “Santos” católicos.

Como hemos visto han sido los católicos los que han tomado muchas ideas de la religión babilonia. Esto ocurrió cuando Constantino convoca al Primer Concilio Ecuménico (es decir, universal). Este concilio no fue convocado por la iglesia o uno de sus obispos, sino por un Emperador Romano. Si bien Constantino no era cristiano, puesto que era un adorador del Solis Invictus (la religión más popular de ese entonces en el Imperio, que era el mitraísmo), le gustaba la posibilidad de obtener un perdón público de sus pecados por medio del arrepentimiento, que solo el catolicismo permitía, luego de haber asesinado a su esposa y a algunos familiares.

Estaba también muy interesado en la convicción de los cristianos en una hermosa vida eterna en el paraíso, para aquellos pobres que mantuvieran su fe. Esto era muy importante porque, debido a la guerra civil de unificación del imperio, el número de pobres había aumentado. Por otra parte, el cristianismo al tener un férreo control moral, permitía un satisfactorio control de la población.

A fin de aunar las creencias era imperioso que hubiera una sola cristiandad, uniformada al máximo posible e incorpore creencias paganas y del mitraísmo. Para ello convocó a los obispos a un concilio en Nicea cerca de su residencia imperial en Constantinopla. De esta manera, las discusiones doctrinales o disciplinarias de la Iglesia se convirtieron en problema de Estado. Entonces estableció en el concilio de Nicea una nueva religión sincretizada, mezclando elementos del mitraísmo, paganos y cristianos, rompiendo definitivamente con las fuentes judías de las cuales procedía el cristianismo original.

 Para crecer tenemos que romper el pacto. Nacer de nuevo, mirar con otros ojos, iniciarnos en una nueva vida, pero de nada vale si no somos realistas. Es decir, partir del principio de que no conocemos la realidad. Si empleásemos libremente los conocimientos de que disponemos; si estableciésemos entre éstos relaciones inesperadas; si mirásemos los hechos sin prejuicios, veríamos una  realidad diferente. Para romper ese pacto están los otros, aquellos que nos plantean la duda de lo que nos dicen nuestros sentidos y la historia que nos contaron.


La nobleza Europea Carolingia.


El mito del Santo Grial, con el casamiento entre Jesús, descendiente del Rey David, y María  Magdalena de la casa de Benjamín, unía dos líneas de sangre reales, cuyos descendientes podían reclamar legítimamente el trono de Salomón y restaurar la línea sucesoria, fue utilizado para ocultar la historia real de la unión de estas importantes casas Judías que gobernaron el Sacro Imperio Romano de Occidente y generaron junto a los venecianos la Nobleza Europea.

La unión de los merovingios de la familia de Carlomagno, con la de un Exilarca (o reclamante del trono de David), el rabino de Bagdad Rabí Makhir (un erudito judío-babilónico casado con la hermana de Pipino “el breve” y tía de Carlomagno que reinó en el principado Judío de Septimania al sur de Francia en el Siglo VIII). Es a partir de este linaje Davídico/Benjaminita que se origina la aristocracia europea.

Los merovingios, originalmente de Escitia (Babilonia), fueron conocidos como los francos, y se trasladaron a la Galia en el siglo V d. C., estableciéndose en lo que hoy es Bélgica y el norte de Francia. Se cree que los merovingios eran judíos, descendían de la tribu de Benjamín, que se habían trasladado de Babilonia a Grecia, donde se llamaban Francos por su  jefe Frank, un descendiente de Noé. La raza de Francos de quien Francia adquirió su nombre se originó en la antigua Troya. La ciudad de París, establecida por los merovingios del siglo VI, lleva el nombre de París, hijo del rey de Troya, cuyo enlace con Helena de Esparta provocó la guerra de Troya.


Fachada de la catedral de Notre Dame de París, en la que se ven las estatuas de los 28 reyes de Israel o Judea

El más famoso de todos los gobernantes merovingios fue Clovis I, quien derrotó a las fuerzas romanas supervivientes en el 486 dC  y el poder franco se extendió a casi toda la Galia que era el área más rica y grande del imperio occidental. Los descendientes de Clovis se llaman merovingios y ocuparon el trono de los francos durante casi doscientos cincuenta años. Pero los Mayordomos del palacio se convirtieron en los verdaderos gobernantes de los francos. El mayordomo de palacio Pipino el Breve (hijo de Carlos Martel que detuvo a los musulmanes en los Pirineos) logró destronar a su rey Merovingio y ser reconocido rey de los francos con apoyo del Papa.

Pipino fue sucedido en el trono franco por Carlomagno, que fue declarado emperador por el Papa, lo que implicaba que ejercía la doble función de rey y de sacerdote. Al igual que los emperadores bizantinos presidía los concilios eclesiásticos, influía en sus decisiones y las hacía ejecutivas mediante edictos imperiales. En cierto modo podía decirse que había pasado de ser inicialmente el bárbaro rey de los francos a ser ahora el rey de los cristianos de Occidente, por ser descendiente de las casas de David y Benjamín. Había adquirido el derecho a gobernar como sucesor de los reyes bíblicos de Israel.

En esta dinastía aparece el Imperio Carolingio, como es llamado por los historiadores el vasto territorio que unió Carlomagno bajo su reinado, en el que se estableció la religión cristiana como religión oficial del imperio. El territorio conquistado por Carlomagno se organizaría en forma de condados en los cuales los nobles y funcionarios respondían directamente al poder del emperador. Esos nobles formaron la Nobleza Europea.

Tras la muerte de Carlomagno, el imperio se divide entre sus tres hijos, para más tarde volverse a unir en lo que dio en llamarse el Sacro Imperio Romano que se convirtió en la entidad predominante en la Europa central durante casi un milenio hasta su disolución en 1806.


Anunnaki: la civilización extraterrestre supuestamente creadora de la humanidad


El hallazgo en Irak de unas 25.000 tablillas de arcillas, con lenguaje cuneiforme, relata  con detalles la historia de una civilización extraterrestre, denominada  anunnaki (literalmente los hijos de An, su principal dios y líder), que llegó a la tierra hace más de 445 mil años. En estos textos está escrita la historia y origen del ser humano actual que fue creado genéticamente hace unos 300 mil años. El especialista en lenguas muertas Zecharia Sitchin, tradujo estas tablillas sumerias, para publicar en 1976 su libro “El duodécimo Planeta”.

Según los sumerios, hace millones de años el sol, gracias a su fuerza gravitacional atrajo a un planeta de gran tamaño que podemos comparar con Júpiter, ellos lo llamaban Nibiru, “el planeta de cruce”. Este planeta completaría un giro completo alrededor del Sol cada 3.600 años terrestres, lo que equivaldría a un año niburiano. Cabe destacar que la NASA dice que no ha visto nunca a este planeta con sus telescopios.



Estaba habitado por una civilización avanzada denominada Anunnaki. Eran seres altos de unos 3 metros de altura de piel blanca, cabellos largos y barba, quienes se habrían asentado en Mesopotamia y que, por ingeniería genética en los últimos 30.000 años, aceleraron la evolución del Neanderthal a Homo Sapiens aportando su propia genética, por la necesidad de tener trabajadores esclavos.

Los anunnaki vinieron a la tierra en busca de oro para proteger la atmósfera de su planeta, ya que los rayos ultravioletas del sol de su galaxia estaban causando estragos debido a su débil capa de ozono.

Inicialmente estuvieron trabajando como mineros, pero las difíciles condiciones de trabajo para la extracción del precioso mineral los obligaron a crear una especie de obrero primitivo al que denominaron el “Adamu”. Esto se logró modificando genéticamente al homo erectus y cruzarlo con genes anunnaki, de este modo se logró un híbrido que contaba con la capacidad de reproducirse.

Una vez que los humanos empezaron a reemplazarlos, los anunnaki dejarían la explotación minera para enseñarles música, matemática, astronomía, medicina, escritura, cultivar campos, bailar y cantar para ellos y tomaron la posición de dioses.

Esto hasta que algunos hombres fueron ordenados sacerdotes, para que tengan su actividad dentro de los templos adorando a los dioses. Cada anunnaki alimentaba su egocentrismo para poder ser venerado como un dios. Esta transferencia de conocimiento dio origen a la cultura sumeria. La primera civilización creada por el hombre moderno.

En relatos tan antiguos como el Gilgamesh, la Biblia o el Ramayana, se menciona la presencia de seres inteligentes conviviendo al lado de seres humanos, lo que confirma la existencia en paralelo de ambas especies.

Tal como se menciona en el Génesis los hijos de los dioses, supuestamente los anunnaki, se  aparearon con las hijas del hombre, produciendo los semidioses y héroes de la antigüedad. Ellos fueron conocidos en el Antiguo Testamento y en el libro de Enoc como los Nefilim.

Distintas escrituras explicitan la raza humana actual fue creada por “Dioses” gracias a ingeniería genética. Los humanos “Adámicos”, gracias a su desarrollo intelectual, pudieron adaptarse a las cambiantes condiciones climatológicas buscando refugio a lo largo del planeta. Las otras especies de “hombres primitivos” del planeta se extinguieron.

Si las historias de la creación mesopotámica se basan en acontecimientos reales y si esas historias se refieren realmente a la creación del Homo sapiens sapiens, podemos suponer que el Homo sapiens sapiens apareció repentinamente en la historia. Y realmente esto fue lo que sucedió. El registro antropológico revela que el Homo sapiens sapiens apareció repentinamente en la Tierra, no gradualmente, según marca la teoría evolutiva. F. Clark Howell y T. D. White, de la Universidad de Berkeley, en California, han dicho lo siguiente: “Esa gente [Homo sapiens sapiens] y su cultura material inicial surge con aparente brusquedad justo 30.000 años atrás, probablemente más temprano en el Este de Europa que en el Occidente”.




Hace unos 15,000 años aproximadamente, en la Tierra ya no había Cromañones ni Neandertales, sólo quedaban nuestros ancestros, los Adamus. Según Sitchin, fueron ellos quienes pintaron las cuevas de Lascaux y Altamira, fueron ellos los que construyeron el adoratorio de Gobleki Teple en Turquía y fueron también ellos quienes llegaron a América latina, de la mano de los Anunnaki.

La mayoría de las leyendas y relatos del Diluvio lo atribuyen a la cólera divina. Ya fuesen babilonios, aztecas o guaraníes, o la Biblia cuentan que los dioses estaban irritados por la malignidad del hombre. Pero había otro detalle sorprendente. Todos los relatos eran unánimes al explicar que los dioses, o Dios, prometieron no repetir semejante sobre la Tierra, fuera cual fuese la conducta del ser humano.

Toda esta explicación sobre el Diluvio Universal sirve para hacer ver que hay gran parte de verdad en los mitos, leyendas, tradiciones y escritos antiguos. Según Sitchin, los dioses anunnaki se retiraron de la Tierra en sus naves espaciales, dejando atrás a su descendencia semidivina para que pereciera con la humanidad en la gran inundación.

Cuando se empezaron a retirar las aguas, los dioses descendieron una vez más, para ayudar a los sobrevivientes a establecer nuevas ciudades en las llanuras de Mesopotamia. Apareándose nuevamente con seres humanos produjeron otra nueva raza de seres semidivinos para gobernar la Tierra y luego, alrededor del primer milenio a.C., aparentemente fueron eliminados. No hay evidencia, aparte de la aparente falta de interacción en nuestra vida cotidiana, de que los Anunnaki dejaron la Tierra.



¿Quiénes eran los anunnaki? Sabemos que si bien eran considerados dioses, no lo eran, tampoco ángeles o demonios. Podemos definirlos como una civilización tecnológicamente avanzada.

Los Dioses Sumerios


La triada de los dioses sumerios la encabezaba AN (Dios del cielo), era el rey de los dioses, que gobernaba desde los cielos decretando las leyes en la tierra. Casado con Antu, tenía dos hijos, Enlil y Enki, enfrentados entre sí por la sucesión del trono. AN era representado con una estrella.

Enlil (Dios del viento y las tormentas), era el dios supremo de Sumeria, un ser colérico que hacía las veces de canciller militar. Enlil odiaba a los hombres, intentó destruir a la raza humana en tres ocasiones, la más popular fue el diluvio universal.

Su rivalidad con Enki, residía en que ambos eran hijos de distinta madre, pero al ser Enlil hijo de Antu, fue el heredero forzoso al trono. Sus símbolos eran una corona y siete estrellas “Las Pleyades”. Su centro de culto fue en la ciudad de Nippur, donde poseía el denominado “ojo que explora la tierra”.



Enki, era un científico con conocimientos sobre ingeniería genética. A través de la cual diseño y creo al ser humano, manipulando el ADN para ir mejorándolo a través de distintos intentos. Era el único Dios sumerio que podría considerarse benéfico para la humanidad, se distinguía por su sabiduría y filosofía espiritual. Fue quién impartió el conocimiento sobre agricultura, astronomía, capaz de manipular los cauces de las aguas para abastecer a pueblos sedientos. Enki, el portador de luz de conocimiento, al igual que la figura griega de Prometeo, el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses, seguramente el conocimiento, y darlo a los hombres para su uso, siendo posteriormente castigado por Zeus por este motivo.

Gigantes o Nephilim

En la mitologia griega hablaba de una raza de Gigantes que habia precedido a la raza humana, como el Titán Prometeo.

La Biblia recoge la existencia de una raza de gigantes llamada «Nefilim». El Génesis afirma que «Había gigantes en la tierra en aquellos días, (y también después) cuando los hijos de Dios se unían a las hijas de los hombres y ellas les daban hijos: estos fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos.» (Génesis, 6:4). En este versículo «gigante» es una traducción del hebreo «Nephilim». A estos nefilim no solo se le atribuye la responsabilidad de la catástrofe que desembocaría en el Diluvio, en otros textos se argumenta que el mismo fue expresamente realizado para eliminarlos de la faz de tierra.

Debido a su gran tamaño, los Nefilim estaban bien dotados para la guerra, aunque no eran muy inteligentes, pues la Biblia los describe como insensatos, sin discernimiento y sin capacidad espiritual.

Sin embargo la raza de los gigantes no desapareció totalmente con el Diluvio, pues el pueblo hebreo debió enfrentarlos en tiempos de Moises y posteriormente el mismo David debio derrotar  a un descendiente denominado Goliat.

El Libro de Enoc: (de la biblia etíope); presenta una descripción más detallada sobre los gigantes bíblicos. El diluvio universal, y como consecuencia la destrucción de toda la humanidad fue provocada por estos seres -Libro Enoch capítulo 10:1-9-, que no habrían sido creados según los planes de Dios -Libro Enoch capítulo 10:15-16 7.cp15-, no tienen capacidad espiritual y por tanto no tienen resurrección. Similarmente se trata según otras versiones, de la descendencia de los ángeles caídos y las hijas de Caín, de donde surgió esta raza con el fin de sabotear los planes de Dios, cruzándose y contaminando la descendencia de Adán. (Ne-phil'-im, significa derribadores). Los Nefilim aparecen como el deseo contranatural de algunos ángeles de tener relaciones sexuales con las mujeres de la tierra engendrando mutantes.

Libro de los Jubileos: (de la biblia etíope), complementa la historia presentada en el Libro de Enoc. "Allí nacieron los famosos gigantes de los primeros tiempos, de gran estatura y expertos en la guerra. Pero no fue a ellos a quienes Dios eligió y les dio el camino de la ciencia; ellos perecieron por su falta de discernimiento, perecieron por su insensatez". (Baruc 3:26, 3:27 ,3:28).

En el Libro de la Sabiduría:(un libro Deuterocanónico de la Biblia) "Así también, al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (Arca de Noé) que, conducida por tu mano (Yahvé), dejó al mundo la semilla de una nueva humanidad". (Sabiduría 4:6)

Algunos científicos, basados en la Tradición y en cálculos de otra naturaleza, consideran que los gigantes fueron una raza entre cuyas formaciones genéticas sobresalía la estatura y la particularidad de tener seis dedos en cada extremidad. Vale la pena destacar una particularidad: algunos de los restos osteológicos pertenecientes a “gigantes” encontrados, tenían seis dedos en cada una de sus extremidades. La Biblia también recoge este dato, como dijimos.

La pregunta de rigor sería: ¿Hay evidencia material de la existencia de tales gigantes?. Y la respuesta es: Sí, la hay. En los cinco continentes, se han descubierto restos de esqueletos humanos que lo demuestran. Estos restos avalan las leyendas y tradiciones que el folclore popular ha recogido sobre estas criaturas.



La importancias que han tenido los gigantes en la historia del pueblo hebreo y su existencia luego del diluvio nos ha permitido encontrar una gran cantidad de referencias dentro de la Biblia: Génesis 6.4 ; Números 13.33; Deuteronomio 2.10, 3.11.18; Josué 12.4, 13.12, 15.8; 1º Samuel 17:4,5,6; y 1º Crónicas 20.4-7.

Cuando conducidos por Moisés, luego de haber huido de la esclavitud en Egipto, los hebreos llegaron a la tierra prometida por Dios, los pueblos que ocupaba las tierras de Canaán eran de gran estatura y acostumbraban a actuar con astucia y artimañas.

Moisés envió entonces a doce exploradores para investigar (uno por cada una de las doce tribus). Diez de los espías regresaron y explicaron que sería imposible tomar el control de esa tierra, pues  allí vivían gigantes que aniquilaron al ejército hebreo. 

Según el relato de la Biblia, a causa del testimonio de los diez exploradores, los hebreos decidieron no entrar en Canaán. Por esta desobediencia Dios los obligó a deambular por el desierto durante cuarenta años antes de permitirles entrar en Canaán y conquistarla como su hogar.

Cabe recordar la lucha desigual que debió afrontar el joven David al enfrentar a cuerpo gentil, solo con una honda, al gigante Goliat (de mas de 3 metros de estatura), armado con lanza y espada, cubierto por una fuerte armadura y derribarlo cuando lanzó una piedra recién recogida con su honda para posteriormente cortarle el cuello con su propia espada. Todo estaba aparentemente en su contra, pero tenia la determinación y el coraje de seguir sus sueños. Este joven David de apenas 15 años, es el que posteriormente fue designado como el Rey David, padre de Salomón en cuyo reinado se terminó de construir el templo y del cual surgió la línea de sangre real, que a partir de los Carolingios, formó la Nobleza Europea del que surgieron todos los Reyes y Emperadores Europeos hasta la actualidad.

Esa lucha entre David y Goliat simboliza la victoria de los humanos contra los Nephilim y su desaparición definitiva de la faz de la tierra. Por eso los descendientes de David reemplazaron a la casa de Benjamín, que había sido elegida en primera instancia para gobernar, mediante el primer Rey que fue Saúl. El rey David partidario de la Teocracia, donde  los administradores estatales coinciden con los líderes de la religión dominante. Ese fue el sistema impuesto en Europa Occidental por el Sacro Imperio Romano.

Ojala encontremos, como David, la piedra en el sendero que nos permita enfrentar lo desconocido.


Prometeo


Según la leyenda griega los elementos de la naturaleza fueron la primera generación de divinidades primordiales y quienes crearon una raza de gigantes que habitaron la Tierra antes de la creación del hombre denominados Titanes. Posteriormente estos Titanes comandados por Cronos (el dios del tiempo) destronaron al Cielo, la tierra y al resto de las divinidades primordiales.

Cronos reinaba sobre los Titanes y se comía a sus hijos a medida que nacían para que no lo destronen, pero cuando nació Zeus su madre engaño a Cronos dándole una piedra a para que la comiera en su lugar. Posteriormente Zeus mata a Cronos y libera al resto de sus hermanos para que formen parte de los Dioses Olímpicos. Después, Zeus sucede a su padre y junto a sus hermanos vence a los Titanes en una guerra sangrienta que lleva a los olímpicos al poder.

Siguiendo la lógica de esa evolución, la raza que sucediera a los olímpicos, en términos de tiempo, debería, en igual forma, combatirlos y destronarlos.

Prometeo, un Titán que no luchó contra los Dioses Olímpicos, sabía que en la tierra reposaba la simiente de los cielos, por eso recogió arcilla, la mojo con sus lágrimas y las amasó, formando con ella el cuerpo de "Los Hombres" a imagen y semejanza de los dioses. Fue así que surgieron, según la leyenda, los primeros seres humanos, que poblaron la tierra. "Atenea", diosa de la sabiduría, insuflo en ellos el espíritu o soplo divino. Prometeo además les enseño el modo de dominar la naturaleza y de conocerse a sí mismos.

Zeus, sospechaba de los seres humanos, ya que no fue él quien los creo, y no tenía interés alguno en mantenerlos en la tierra. Por consiguiente, cuando "Prometeo" reivindico para ellos el fuego, que les era imprescindible para la preparación de los alimentos, para el trabajo y principalmente para el progreso material y desenvolvimiento espiritual, el Dios griego decidió negárselo, temiendo que las nuevas criaturas se volviesen más poderosas que él. Entretanto Prometeo resolvió frustrarle sus planes, con la intención de conseguir para los hombres ese precioso instrumento.

Con un palo hecho de un pedazo de vegetal seco, se dirigió al carro del "Sol" donde a escondidas tomo un poco de fuego, trayéndolo para los seres humanos. Al dar fuego a los hombres, Prometeo los libera definitivamente de la dependencia divina. Sin el fuego, no sería posible transformar el medio ambiente, ni adaptarlo a las necesidades físicas de cada pueblo, de cada región. Alrededor del fuego se reunían los hombres primitivos, haciendo de ese elemento un importante factor de sociabilidad.

El fuego no es sólo el instrumento de transformación de las substancias, de cocción de los alimentos, de creaciones artesanales como la cerámica o la metalurgia. El fuego representa, también, la luz y el calor. Pero también agente de destrucción. Maravillados por sus propias invenciones, se imaginaron iguales a los dioses y dejaron de hacer sacrificios a los inmortales.




Solo cuando por toda la tierra se encendieron las fogatas, es que Zeus tomo conocimiento del robo de Prometeo, pero ya era tarde. Puesto que ya no podía confiscar el fuego a los hombres, concibió ahí para ellos un nuevo maleficio: Les envió una Virgen creada artificialmente, "Pandora", el símbolo de los deseos terrenales, de belleza incomparable, con un ánfora portadora de muchos males. Prometeo le advirtió a "Epimeteo", su Hermano de no aceptar ningún presente de Zeus, pero este no lo recordó y recibió con alegría a la linda doncella, quien abrió la caja de los males los cuales se esparcieron rápidamente sobre la tierra. Junto a ellos se encontraba él más precioso de los tesoros, "La esperanza"; pero Zeus le había encomendado a Pandora no dejarla salir y así fue hecho. El ánfora se cerró justo antes de que la esperanza fuera liberada y nunca salió. Una vez que Pandora liberó todos los males, la humanidad se quedó sin esperanzas.

Los hombres que hasta aquel momento habían vivido sin sufrimientos, sin dolencias, sin torturas y sin vicios, comenzaron a partir de entonces a corromperse sin "Esperanza", olvidándose el objetivo de su propia existencia, "La Evolución".

Castigada la humanidad con un diluvio del que se salva solo una pareja, Zeus decide castigar a Prometeo, y lo envía al desierto, donde fue encadenado a la pared de un abismo, de pie, sin reposo alguno, durante 30 siglos, sufriendo la amargura de que su hígado sea devorado por un águila que venía cada día a la región para dicho fin, después de que el órgano se volviera a reconstituir.

Tal suplicio concluye cuando Heracles, hijo de Zeus, mata al águila liberándolo. Zeus respeta la decisión de su hijo y termina liberándolo. Este mito nos revela que Prometeo es aquel que roba a los dioses el fuego del saber, el conocimiento sagrado, las antiguas tradiciones para trasladarlas a los hombres sin importarle sus propios dolores. Prometeo se reconcilia con Zeus y entra en el Olimpo. Las consecuencias de esa culpa son olvidadas. El fuego deja de ser un poder destructivo para constituirse en un elemento purificador, con el cual se realizan los sacrificios divinos.

Queriendo salvar al hombre de la destrucción, Prometeo le dio el fuego. Este es un mito.  Ningún mito es verdadero en la forma en que es presentado, pero muchos mitos contienen algo de verdad. En el ejemplo presente, el hombre no recibió el fuego como un don de Prometeo o de ningún otro dios; lo descubrió él mismo por su propia inteligencia. Los griegos reconocieron esto, puesto que interpretaron a la figura de Prometeo como el símbolo de la inteligencia humana. Además, reconocieron que la inteligencia era inseparable la facultad del lenguaje. El hombre se diferencia de los animales por poseer el logos, que significa razón, entendimiento y también lenguaje.

El fuego es un símbolo sagrado, dependiendo de cómo se utiliza, puede iluminar o quemar.
Ilumina a los que actúan de acuerdo a su conciencia, pero puede ser el infierno para los curiosos o inconscientes.

Prometeo significa todas las tendencias que nos empujan a saber, porque no es lo mismo entender que saber; saber, es saber hacer. Justamente la duda producto del razonamiento genera la desconfianza e intenta advertir a su hermano, que no acepte regalo alguno de Zeus. Pero este siendo desmemoriado lo hace, para luego abrir la famosa “caja de Pandora" seducido por los encantos de la doncella, la cual fue creada artificialmente, al ser creada de dicha manera no posee alma, representando a la muerte y el error. Luego se casan ambos, es decir quedan establecidos aquellos vicios y males.

El contenido de la fábula es, como se ve, análogo al del relato mosaico. Prometeo es Lucifer. Epimeteo y Pandora constituyen la primera pareja humana, que paga con su felicidad el robo del "fuego celestial" (que aquí sustituye a la manzana). Y el resultado de ello es la desdicha del género humano motivada, como en el Paraíso, por la curiosidad de la primera mujer. Es sorprendente el parecido con la historia del Paraíso y la Caída por una mujer tentadora y peligrosa. También hay coincidencias respecto al libre albedrío y al diluvio.

Los Griegos la presentaban a Pandora como la primera de entre las mujeres, que en sí mismas traen el mal: en adelante, el hombre debe optar por huir del matrimonio, a cambio de una vida sin carencias materiales, pero sin descendencia que lo cuide y que después de su muerte cuide sus bienes; o bien casarse, y vivir constantemente en la penuria.

El mito intenta imponer a la mujer la culpa de todos los males de la humanidad, estaríamos por tanto ante un ejemplo de mito de una sociedad patriarcal que se ha impuesto a una antigua sociedad matriarcal.
  
La alegoría de Prometeo simboliza el rescate de lo justo y verdadero, a costa del propio sacrificio y sufrimiento. Pues al intentar estimular el conocimiento de los hombres para hacerlos más racionales, se debe enfrentar necesariamente al poder instituido, deseoso de mantener las cosas tal como están. El castigo que el establishment realiza sobre el héroe altruista que lo desafía, debe ser ejemplar para evitar su imitación.

Es importante reconocer el paralelismo existente entre los dioses del Olimpo y el poder religioso y político instituido, que durante siglos han mantenido a la humanidad subyugada a intereses mezquinos de una minoría, de forma totalmente arbitraria.

Por ello esta leyenda debe llamarnos a la reflexión, ya que debemos seguir luchando por un estado laico, libre, de educación gratuita y de acceso a todos los niveles. Sin embargo nos encontramos hoy adormecidos, avalando con nuestro silencio a esos dioses falsos en cualquiera de sus nombres o formas.

Me llama la atención la nitidez con que la mitología griega nos habla de la existencia de una civilización pre diluviana evolucionada, lo que coincide no solo con la Biblia, el Popol Vuh y otros libros antiguos. Son muchos las evidencias de la existencia de un conocimiento ancestral que fuera transmitido y conservado por grupos selectos, que han sabido mantener el secreto.

En general las civilizaciones se originan con la revelación de un secreto y se expanden con la paulatina publicación del mismo y terminan en el agotamiento cuando ya no queda secreto alguno, cuando el secreto ha sido divulgado es decir profanado. La luz sigue viniendo de las raíces de la humanidad. Pues, en los antiguos mitos como el de Prometeo hay ocultamiento y también revelación.

La humanidad antes de la actual humanidad


La similitud genética entre los humanos y los chimpancés es menor al 95%. Lo que hace casi imposible encontrar un eslabón de contacto, lo que nos permitiría afirmar que el hombre no desciende del mono.

La teoría darwiniana ha considerado como antepasados del hombre a ciertos homínidos como el Australopitecos que habitaron la tierra hace 7 millones de años, y a continuación hace 2 millones de años al Homo Erectus que poseía una laringe que le permitió emitir una amplia gama de sonidos. Posteriormente se estableció como especie el Homo Sapiens que ya había incorporado instrumentos de piedra, cambios en las formas de cazar, uso y dominio del fuego, empleo del vestido. Su representante más conocido es el hombre de Neanderthal (Alemania)

La teoría de la “evolución” suponía un progreso de los homínidos a lo largo del tiempo, con un aumento de su tamaño cerebral, lo que supondría una mejora de la especia, hasta llegar al hombre actual. Esta es la imagen que se nos ha vendido y creemos como de una mejora permanente



Lo que sabemos gracias al estudio del ADN

El estudio de ADN rescatado de fósiles de neandertales apoya la ampliamente admitida pero todavía controvertida visión de que los humanos modernos no se mezclaron con los Neandertales. Por lo que no descenderíamos de ninguno de esos homínidos que poblaron la tierra anteriormente.

La hipótesis de la “Eva mitocondrial” de Wilson y Caan que ya ha sido incorporada a los libros de texto, parece haber arraigado firmemente en la comunidad "oficial" de Paleontólogos aparentemente deslumbrados por su aureola de "ciencia dura", es decir, basada nada menos que en datos moleculares.

Según tal hipótesis, el hombre moderno desciende, en su totalidad, de una "Eva" que habría vivido en África hace unos 200.000 años. Sus descendientes se habrían extendido por el mundo y habrían exterminado, a todos los hombres previamente existentes.

Para esta, al parecer, extendida concepción se trataría, no ya de un extermino total como el de los pobres neandertales aplastados por una población muy superior en número, sino del caso contrario: la "sustitución" total de poblaciones adaptadas biológica y culturalmente a entornos muy variados por pequeños grupos inconexos procedentes de un medio tropical. Aunque tal proceso resulta totalmente irreconciliable con el más elemental sentido común, está basado en datos "rigurosamente científicos".




En resumen, el registro fósil muestra que las especies de seres vivos aparecieron de repente y perfectamente formadas, y no siguiendo un proceso pasando de formas primitivas a formas avanzadas tal y como defiende la evolución.

Desde que apareció el Homo sapiens sapiens: (“hombre moderno”). Su capacidad cerebral es de alrededor de 1.400 centímetros cúbicos y protagonizó cambios muy importantes en la organización económica y social, como las primeras formas de agricultura y domesticación de animales, y la vida en ciudades. Su representante más fiel es el hombre de Cro-magnon, que vivió en Europa hace 40.000 años y era un cazador que vivía en cuevas, de las que nos han quedado el recuerdo de sus pinturas.La humanidad no ha cambiado significativamente, ni mental ni físicamente, desde hace esa época.

Después de 200.000 años de los que nos incitan a suponer que fue un estancamiento, los humanos comenzaron hace 12.000 años una nueva etapa cuando abandonaron su existencia de cazadores / recolectores nómades y empezaron a vivir en asentamientos permanentes cultivando trigo, arroz, domesticando animales y desarrollando tecnología en la elaboración de vasijas de cerámica, morteros de hormigón que permitían convertir los granos en harina y realizaron construcciones con piedras gigantes (dólmenes y menhires) lo que dio lugar a que este período fuera denominado Neolítico o Megalítico (lítico = piedra). Al no tener registros de su escritura lo que conocemos de ellos es a través de su cerámica y pinturas rupestres, así podemos saber que tenían gran interés en la astronomía al estar estos emplazamientos alineados con la Luna, el Sol y algunas estrellas.

Ese periodo prehistórico del que nos quieren hacer creer que el hombre era casi un animal, a fin de convencernos de que estamos en un camino de permanente mejora, culminó con la invención de la escritura y la rueda hace 6000 años. Es a partir de ese momento en el que se define el comienzo de la Historia. En esta época la Biblia ubica la figura de Adán, (cuyo nombre significa el primer hombre que mira hacia el este) En definitiva el primer hombre que ve nacer una nueva luz, llamémosle un nuevo amanecer, aunque antes hubo otras luces y otros amaneceres.

Creo que hubo una civilización importante antes que la nuestra, porque hay indicios de la prehistoria que muestra un conocimiento mayor del que le atribuimos actualmente. Veamos algunos ejemplos:

RED DE TÚNELES EUROPEOS DE MÁS DE 10.000 AÑOS

Una obra que me llama la atención es la existencia de una extensa red de túneles subterráneos a lo largo de toda Europa, desde Escocia a Turquía y que tendría más de 10.000 años. No todos los túneles están interconectados.






La medida de los túneles es de 70 cm., pero en algunos lugares son más amplios y tienen asientos, depósitos y habitaciones,

TUNEL ENTRE SICILIA Y CALABRIA BAJO EL MAR

Hay otro túnel que me llama la atención y es en este caso subacuático y que atraviesa más de 3 km del estrecho de Messina y conecta las dos costas de Italia, con una profundidad media de 80 metros bajo el nivel del mar (por lo menos así lo dicen las noticias.



El túnel sería fuera de la punta de un máximo de aproximadamente 170 cm de altura e igualmente, que probablemente se sirvió en las tropas romanas para entrar en Sicilia por sus acciones militares en sorpresa.


ALGUNAS OBRAS MEGALÍTICAS IMPORTANTES

Las sociedades neolíticas poseían conocimientos astronómicos vinculados a los ciclos de siembra y recolección, y esto se refleja en la construcción de los megalitos. Son construcciones prehistóricas hechas con grandes bloques de piedra, toscamente desbastadas, tales como dólmenes y menhires.

Muchos monumentos megalíticos están orientados según los ciclos celestes. Prácticamente todos los dólmenes tienen el corredor alineado hacia el solsticio de invierno y los petroglifos circulares señalan éste u otros acontecimientos anuales mediante la sombra que proyectaría algo situado en el centro.

El túmulo irlandés de Newgrange está orientado astronómicamente. Cada año, en la mañana del solsticio de invierno, la luz del sol penetra en el pasaje e ilumina el suelo de la cámara durante 17 minutos.



Otra tipología de construcciones Megalíticas se ha realizado a partir de la organización de un círculo de menhires, que delimitaba un complejo ritual, a veces de gran extensión. El más conocido es el de Stonehenge en Inglaterra. Su disposición se ha interpretado con lugares de observación astronómica relacionados con los ciclos lunares o solares; los solsticios o los equinoccios.

Estas piedras azules que forman megalitos y trilitos fueron traídas desde las montañas Prescelli en el sur de Gales, a 400 km. de distancia. Las 30 piedras gigantes que forman el círculo externo –17 de las cuales sobreviven en la actualidad- pesan 50 toneladas cada una. ¿Cómo es posible que piedras de esas dimensiones fuesen transportadas en balsas a lo largo de la Costa de Gales hasta el río Avon?

Una lista de construcciones megalíticas incluye:
  • Los alineamientos de Carnac, Francia; y Cairn de Gavrinis, Stonehenge, Newgrange, entre otros
  • Dólmenes, cromlech, túmulos y menhires por todo el mundo
  • La colosal Baalbek, Turquía
  • Göbleki Tepe o Nevali Çori (Turquía)
  • Las colosales y enigmáticas Cabezas "Olmecas", México
  • Las perfectas esferas de piedra de Costa Rica y del resto del mundo
  • Los templos de Malta
  • Las Taulas y talayots de Baleares, España
  • La geometría perfecta de Tihuanaco y Puma Punku, en Perú, con sus bloques en serie
  • La arquitectura megalítica en Sacsayhuamán, Ollantaytambo y Machu Picchu, Perú
  • El fuerte de Samaipata, Bolivia
  • Los Moais de Rapa Nui (Isla de Pascua)
  • La fortaleza sumergida de Yonaguni, Japón
  • El enigma de las construcciones pétreas de Nan Madol, Estados Federados de Micronesia.
  • Los nurages y las tumbas de gigantes de Cerdeña
  • Los dólmenes de Córcega
  • El cromlech de M'Soura (Marruecos)
  • El dolmen de corredor de Menga ,(Antequera, Málaga), España
  • Los enterramientos de los Millares , Almería, España
  • El Argar ,Murcia, España

Pero si además echamos un vistazo a nuestro alrededor, también vemos que todo el planeta está repleto de pirámides, esferas y extrañas figuras que en absoluto parecen humanas.

Nuestro planeta está lleno de evidencias y huellas del pasado que bajo el paradigma actual no tienen explicación y sobre los cuales se guarda un silencio sepulcral . Estas pruebas nos indican que la historia oficial es absolutamente falsa, tanto en las dataciones como también en los supuestos métodos empleados en estas construcciones. Quiénes realizaron todas estas construcciones y con qué fin?.

Ese periodo prehistórico del que nos quieren hacer creer que el hombre era casi un animal, a fin de convencernos de que estamos en un camino de permanente mejora, culminó con la invención de la escritura y la rueda hace 6000 años inventadas por el pueblo sumerio en la zona actualmente ocupada por Irak, procedentes de un sitio desconocido. Doscientos años más tarde los Egipcios inventaron sus jeroglíficos. Es a partir de ese momento en el que se define el comienzo de la Historia.

En esta época la Biblia ubica la figura de Adán, (cuyo nombre significa el primer hombre que mira hacia el este) En definitiva el primer hombre que ve nacer una nueva luz, llamémosle un nuevo amanecer, aunque antes hubo otras luces y otros amaneceres.

Se define actualmente ese momento como el comienzo de la verdadera luz y data todos los trabajos como si ese fuera el origen de hombre actual. ¿Esto implica que antes de ese periodo hubo otra luz y que esa no era verdadera?

A fin de desmentir la idea de la mejora permanente en la inteligencia del hombre, nos alcanzaría con analizar el pensamiento de los griegos o Chinos de hace 3000 años, y comprobar que su forma de pensar era similar a la nuestra. Pero vamos a analizar como pensaban los hombres hace más de 6000 años cuando según nos muestran en las películas eran totalmente ignorantes. Al no conocer su escritura debemos deducir sus conocimientos por sus obras y/o su tecnología como en este caso.


MAPAS EXTRAÑOS

La existencia de mapas muy antiguos que tienen datos imposibles de conseguir con los supuestos conocimientos de esa época nos indican que antiguos exploradores tenían un sistema de cartografía muy bien desarrollada comparable en precisión con la que tenemos hoy en día. Los mapas también son evidencia de que alguna antigua civilización sabía la forma exacta y el tamaño de la Tierra, contrariamente a las creencias populares, y utilizó la trigonometría esférica, y elaborados y precisos cálculos matemáticos, como si hace miles de años, una civilización desconocida emprendió un proyecto de mapeo a escala mundial de todo el planeta como nadie lo ha hecho nunca. Por ejemplo:

El Mapa del Mundo Oronce Finé creado en 1534, es un gráfico cordiforme que muestra características de la Antártida cuando el continente no estaba cubierta por hielo. Aunque es otro mapa que muestra el continente antes de que fuera oficialmente 'encontrado', el gráfico también muestra al continente con ríos, valles y costas a la vez que representa la ubicación aproximada de lo que es hoy el Polo Sur.

El mapa del mundo Finé Oronce (1534).

El Mapa de Piri Reis del año 1535 muestran parte de las costas de América, africana y la Antártida. La Antártida se representa en este mapa como si no estuvieran cubiertos por los casquetes polares, sino más bien, con densa vegetación.
  

 Inserción del mapa de Piris Reis (Amarillo), en una proyección acimutal de Lambert, con centro en el norte del Mar Rojo.



El mapa de Piri Reis.





Pero lo más enigmático no es solo eso, sino que su precisión geográfica solo es comparable con las fotos generadas por satélites. Esto hace pensar que para su elaboración se usó tecnología espacial.

El matemático griego Ptolomeo creyó en un continente al que llamó Terra Australis, que según sus cálculos debía ser el contrapeso de la masa de tierra del hemisferio norte. La creencia en la existencia de este continente impulsó al navegante británico James Cook a salir en su busca en 1772, al año siguiente alcanzó su objetivo, pero no pudo avistar tierra por consecuencia de la nieve y el hielo. La masa de tierra de la Antártida se descubrió en 1819. El primer mapa de la Antártida se hizo esperar hasta mediados de la década de 1950.


PIRÁMIDES EN TODO EL PLANETA

Que hubo una civilización primigenia, de la que derivan todas las demás, es algo indiscutible a día de hoy. Las pirámides bien podrían ser una clara referencia de ello, no olvidemos que están repartidas por todo el mundo y curiosamente muchas coinciden en datación. Eso no sería extraño si esas civilizaciones hubiesen estado en contacto, pero no es el caso .





  
PIRAMIDES EN LA ANTARTIDA

Mediante Google Earth se han obtenido imágenes de la Antártida en las que se observan pirámides en medio del hielo. Las imágenes muestran lo que parecen ser tres pirámides con cuatro vertientes, similares a las famosas pirámides egipcias de Guiza.

¿Podría tratarse de pirámides auténticas construidas por la mano del hombre, creadas por una antigua civilización?, o son cumbres montañosas que sobresalen a través del hielo y son más altas que el terreno que las rodea.

Llama la atención que no haya información oficial sobre el tema.



VIMANAS

Según cuentan los textos sánscritos y sagrados de la antigua India (como el Mahabarata, el Ramayana, el Bagava-Gita o los Vedas), los vimanas fueron unos artefactos voladores al servicio de los dioses.

Uno de estos textos es el Libro de Krishna, en el cual se describe a estas máquinas del siguiente modo:
El vimana podía verse tanto en el cielo, como en la Tierra. Era capaz de moverse sobre el agua y bajo el agua. Podía ser visible y luego invisible. Podía volar tan alto y tan veloz que resultaba imposible de ver, y volaba en la oscuridad.

Se dice que eran circulares o cónicos y que tenían en su parte superior una especie de cúpula. Por supuesto, eran metálicos y se desplazaban por el aire acompañados de un “armonioso” sonido. Podían efectuar complejas maniobras y eran veloces. Obras como el Mahabarata explican el funcionamiento, la forma y los sistemas de propulsión de los vimanas.

A todas luces, parecen estar hablándonos de una tecnología aeroespacial que sólo en nuestros días estamos comenzando a desarrollar. El problema es que la tecnología de la que nos hablan los textos sánscritos se desarrolló hace miles de años.











UNIDADES DE MEDIDAS UNIVERSALES EN LA PREHISTORIA BASADAS EN EL DIÁMETRO TERRESTRE.

Se descubrió que los emplazamientos prehistóricos habían sido construidos con una unidad estándar de medida equivalente a 2,722 pies / 82,9666 cm +- 0,061 cm. Una variación mínima equivalente al espesor de un pelo. Esta medida se utilizó en los emplazamientos ubicados en Gran Bretaña, Francia, España y Países mediterráneos. Por otra parte el nivel de precisión es muy grande y es difícil trasladar dicha medida a todos lados.

Dados sus conocimientos de Astronomía sabían que el año tenía casi 366 días, así que dividían a la circunferencia en 366 grados (no en 360 como nosotros y al igual que posteriormente en Creta (cultura Minoica) utilizaron la división de cada grado en 60 minutos y cada minuto en 6 segundos.
La circunferencia de la tierra es de 40.008 Km equivalentes a 48.221.838 ym (yardas megalíticas)

Asumiendo 366 ° / 60 min / 6 seg , se obtiene que un segundo de arco de la circunferencia polar terrestre, tiene una longitud de 366 ym = 1000 pies minoicos. (48.221.838 / 366 / 60 / 6 = 366 ym). La cultura minoica hizo equivalente los 366 ym a los 1000 pies minoicos

Esto claramente implica que esta civilización prehistórica, anterior a Adán tenia conocimientos importantes, pues implicaba saber con precisión el diámetro terrestre y logro transmitirlo a toda la población del planeta que utilizaba esta medida como base para sus construcciones monumentales.
De este modo hace mas de 6.000 años se conocía la circunferencia terrestre y crearon un sistema de medidas, pues si dividimos la yarda por 40 tendríamos la pulgada de 2,07 cm.

Esto implica que la medida del pie no fue la de un pie promedio, ni la de la pulgada del dedo gordo de alguien, sino que son medidas obtenidas del diámetro de la tierra. Estamos hablando de hace 6.000 años. No solo se sabía que era redonda sino su tamaño.

Para obtener las unidades de medida de peso, se tomaba un cubo cuyos lados miden un décimo de ym contiene una pinta de agua o una libra de cereal. Si se dobla la longitud tendríamos el galón. De esta manera se están realizadas las unidades de longitud, peso, volumen y tiempo basadas en la circunferencia de la tierra al igual que las actuales pero efectuadas hace 6000 años.

Lo que me resulta asombroso es como trasladaban esa medida de la yarda megalítica. Nosotros usamos una regla patrón y por comparación la trasladamos.

Los antiguos cuando observaban a Venus en el horizonte, y tenían trazado un círculo con 366 divisiones, hacían el siguiente experimento: vigilaban a Venus mientras recorría en el horizonte el equivalente a 1/366 del círculo y simultáneamente colocaban a oscilar un péndulo: pues el péndulo oscilaba 366 veces cuando su longitud era de una yarda megalítica.

El tiempo que necesita un péndulo para oscilar está gobernado por dos factores (la masa de la tierra a la que consideramos constante) y la longitud del péndulo. El péndulo es una plomada que oscila
Si medimos el tiempo que tarda una estrella entre 2 puntos en una fracción de 1/366 del circulo del horizonte, se obtendría la longitud del péndulo cercana a la yarda megalítica haciendo oscilar 366 veces durante el paso de la estrella.

De este modo hace más de 6.000 años calibraban una cuerda en exactamente 1 yarda megalítica o 82,9666 cm y podían hacerlo en cualquier lugar del planeta sin necesidad de compararlo con un patrón almacenado en algún lugar.

Se creó un sistema médico sorprendentemente integrado que desapareció hace siglos pero que constituyó la base no sólo del sistema métrico británico, sino también de las construcciones de Stonehenge y las pirámides. Dicho sistema implicaba un evolucionado conocimiento de las dimensiones, movimientos y relaciones de la Tierra, el Sol y la Luna

Si bien hay más detalles en el libro la “Primera Civilización”, me interesa destacar la pérdida u olvido de estos conocimientos. O la posibilidad que un pequeño grupo lo haya conservado para su propio beneficio.

CONCLUSIONES

La historia de la humanidad contiene muchísimos misterios aun no resueltos e ignorados, entre ellos se encuentran increíbles hallazgos prehistóricos que contradicen el diagrama tradicional de la evolución de nuestra civilización, la cual nos estaría diciendo que lo que hoy inventamos no solo estaba inventado sino que además, otras civilizaciones desaparecidas poseían tecnologías muy avanzadas a las nuestras.

Han sido muchas las veces que a favor de un fanatismo político o religioso se han quemado libros o destruido obras de arte como la quema de los libros de la biblioteca de Babilonia por la iglesia católica, luego que el Emperador Constantino la nombrara religión de estado del imperio romano.

Algunos opinan que los que gobiernan el presente, escriben la historia que nos condiciona el futuro

Nota: Volúmenes y masas
En el libro Una civilización, Butler y Caballero sostienen que las unidades básicas de volumen y masa del sistema imperial, la pinta Imperial y la libra avoirdupois, también se derivan de su yarda megalítica. Al igual que el litro es la décima parte del metro a la potencia cúbica, la décima parte de la yarda megalítica al poder cúbico produce un volumen de tercera potencia = 570,96 ml, una aproximación muy cercana de la pinta moderna de 568.26 ml. Asimismo, argumentan que esta pinta megalítico teórico, si llena de semillas secas de cebada, pesa en promedio un número cercano a 453,59 gramos, que es el valor exacto de la libra avoirdupois.

También argumentan que la división de la masa de la Tierra en 366 partes iguales, y de nuevo en 60 partes iguales, y luego otra vez en 6 partes iguales, se obtiene un resultado que es casi exactamente 10 las libras avoirdupois 20a: 5.9736 X kg/= 4.5337 X kg = 9.995 X avoirdupois libras.

Dicho de otra manera, una porción de un segundo de arco megalítico de espesor de la Tierra pesa casi exactamente 10 a las 20 libras, como si, de acuerdo con los autores, el valor exacto de la libra se había ajustado para que sea una subdivisión ronda de una rebanada de un segundo de arco de espesor de la Tierra en la geometría megalítica.

LILITH


Los sacerdotes afirman que el sentido literal de los libros sagrados es por sí sólo toda la esencia de la fe. La fe es fe en la letra. Lo esencial es la reducción del significado a un solo significado. El que los sacerdotes indican y los fieles deben aceptarlo y acatarlos sin más vueltas.

Esto no es así. No hay una sola verdad. Todo es simbólico, transitorio, inestable. Los significados literales son artículos empaquetados para consumidores pasivos.

Un ejemplo conocido por todos es la tradicional interpretación del Génesis según la cual Dios modela al hombre con barro (Adán) y de una de sus costillas formó a la mujer (Eva), formando así inicialmente una pareja formada por Adán y Eva. Es muy sugestiva, la imagen de la mujer que el Clero nos ha transmitido a través de su capciosa interpretación de la Biblia. Según la misma, Eva es siempre inferior y maldita.

  • Inferior pues es un simple fragmento (costilla) del cuerpo del hombre, y fue creada después de Adán para ser su compañera y no a la inversa.

  • Y maldita, porque conduce a Adán al pecado original que pesará hasta el juicio final sobre la humanidad.

Es sugerente en este sentido, el manto de olvido que ha caído sobre Lilith, primera mujer de Adán, creada por Dios al mismo tiempo que Adán, y ambos formados de la Madre Tierra.

En el Génesis (Capítulo I - Párrafo 27) dice la Biblia:
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó: varón y hembra los creó.

En el párrafo siguiente (28) dice la Biblia:
Y los bendijo y les dijo Dios: Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra y sometedla; y tened dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo, y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra.

Obviamente, en el 6º día, Dios había creado una pareja (hombre y mujer).
Eva sería creada posteriormente, después del 7º día, en el Capítulo 2 .





La divergencia entre los mitos de la creación que permiten suponer que la primera mujer se llamó Lilith, son el resultado de un entrelazamiento "descuidado" de una tradición judía primitiva y una sacerdotal posterior.

Lilith representa a las mujeres cananeas (negras) que adoraban a Anat y a las que se les permitía la promiscuidad prenupcial. Una y otra vez los profetas censuraban a las mujeres israelitas por seguir prácticas cananeas. Los cananeos tenían durante las ceremonias religiosas relaciones sexuales. Obviamente los sacerdotes no eran partidarios de la promiscuidad de las mujeres Judías para asegurar la progenie del hijo que estuviera en el vientre.

Adán y Lilith nunca encontraron la paz juntos, pues cuando él quería acostarse con ella, Lilith consideraba ofensiva la postura recostada que él exigía. ¿Por qué he de acostarme debajo de ti? – Preguntaba - . Yo también fui hecha con polvo, y por consiguiente soy tu igual. Adán trato de obligarla a obedecer por la fuerza, pero no pudo, ya que Lilith era más astuta de lo que él pensaba.

Ella se fue de inmediato a Iahveh, y usó su habilidad de seducción sobre él. Iahveh, conocido por su suave corazón hacia las mujeres, finalmente se dejó llevar para revelarle su nombre sagrado a ella. Entonces Lilith, airada, pronuncio el nombre mágico de Dios, se elevó en el aire y lo abandonó yendo al oriente[ii].



Ella tomó residencia en una cueva en las costas del Mar Rojo, donde hasta hoy se encuentra su refugio. (Según la biblia - Isaías XXXIV. 14-15 Lilith vive entre las ruinas desoladas del desierto edomita). Ella aceptó a los demonios del mundo como sus amantes, y dio lugar a muchos miles de niños-demonio, súcubos e íncubos. Por lo tanto, así fue cómo el mundo fue poblado con demonios, y cómo Lilith llegó a ser llamada la Madre de los Demonios y esposa de Lucifer, el Rey de los Demonios

Lilith, tiene apetitos sexuales, es una mujer que se va a la cama con quien le place y a quien nadie posee. El goce de la sexualidad, sin ánimo de procrear, otra de las de las prohibiciones habituales en contra de las mujeres en casi todas las culturas. Lilith no es tierna, no es dependiente, busca el sexo. Por ello puede enloquecer a los hombres como una "femme-fatale".

Lilith es lo que jamás podrá ser dominado, ni eliminado, ni manipulado, porque permanece fiel a su propia verdad. Y en virtud de esa lealtad siempre elige aquello que está en armonía con su naturaleza, no permite que los demás elijan por ella, no hace concesiones. Ella es nuestro subconsciente, esa parte de nosotros que es el más animal, desafiante, incivilizada, pasional, y básicamente natural. Ella es sexo.

Nadie la expulso del Paraíso, y nadie le negó tampoco la entrada, por tanto Lilith sigue siendo libre de volver y puede, por la misma razón, indicarnos el camino de regreso al Edén. Esto implicaría que la clave para la unidad de la humanidad está en el rol de la mujer. Que sea feliz de serlo, que no dependa del hombre, ni trate de imitarlo.

De hecho también se ha dicho que Lilith se presentó en el Edén (ante Adán y Eva) como la serpiente enroscada en el árbol del Bien y del Mal, lo cual sugiere que entraba y salía libremente del Paraíso.



Se sugiere que Lilith es la proveedora del cuerpo de la serpiente, mientras Satanás era la voz.

Cabe destacar que la forma de serpiente, nos sugiere una vez más su vínculo con Kundalini, que es un portal hacia la elevación de la conciencia y nos permite distinguir el bien y el mal.

La armonía primitiva del Edén se ha perdido. El conocimiento del Bien y del Mal, Diada primitiva del microcosmos, pone a Adán (y con él a la humanidad) fuera del paraíso y lo lanza en la más formidable búsqueda. En ella trata de regresar a la unidad primitiva y corre tras las huellas de la Divina Unidad. Pero la marca que dejó en el árbol de la ciencia del bien y del mal no le permitirá regresar al idílico Edén y se debatirá en el mundo de los contrarios. Se había separado el hombre de la mujer, y perdido momentáneamente la conciencia de la unidad, que constituye nuestra sabiduría instintiva y primordial.




Es muy probable, que esta Serpiente-Lilith fuera el resultado de la mirada Rabínica de Lilith - ella la que seduce a los hombres fuera del verdadero camino de Dios - causando así que cayeran de la gracia como lo hizo Adán.

La fábula de la huida de Lilith al oriente y del subsiguiente casamiento de Adán con Eva podría ser testimonio, no obstante de un episodio histórico primitivo: los pastores nómadas admitidos en el reino cananeo de Lilith como huéspedes, se apoderaron del poder, y crearon un reino que debía fidelidad a la diosa hitita Heba. Su nombre en griego era Hebe, la esposa de Heracles. Quizás, Eva para nosotros.

Es interesante ver cómo según el mito Bíblico - en función de su igualdad de origen - Lilith se negó a reconocer el dominio de Adán, resistiéndose asimismo a servirlo. Esta rebeldía, en la versión sacerdotal, le habría costado que Iahvé la transforme en una diablesa nocturna, visitante de los hombres que duermen solos, causante de sus poluciones nocturnas...[iv].

Siendo la liberación sexual un tabú, no es de extrañar que los sueños eróticos fueran muy comunes. Por ejemplo (dentro de un sueño) cometer el acto sexual completo y disfrutar de ella todo el tiempo!. Dado que lo más común es soñar con una mujer que uno conoce en la vida de vigilia - esposas de otros hombres - el problema se convirtió en una cuestión de romper los diez mandamientos. (Por aquel mandamiento de: no desearás la mujer de tu prójimo)

Por otra parte, añadamos a esto el hecho de que el resultado de la vida real de estos sueños era ser maldecido como alguien que ha "derramado su semilla." Sin embargo, esto era algo que nunca podría evitarse pasando así a ser una fuente continúa de culpabilidad.
El alivio para esta culpa era adjudicársela a un demonio, Lilith.

Sin embargo, Lilith no nació demonio. Fue la primera esposa de Adán, creada por Iahvé a la vez que éste y como su igual. Pero ante la pretensión de Adán, apoyada por Iahvé, de que ella debía someterse a la voluntad de su marido; ella se marchó del Paraíso dando un portazo. Con ello, evidentemente, no le quedaba más remedio que unirse a las huestes del enemigo de Iahvé, Satanás.




La interpretación de la figura de Lilith podría reflejar la visión de una relación igualitaria entre hombres y mujeres que existía hasta no demasiado tiempo antes de la escritura de los primeros textos bíblicos. Ésta falta de normalización de las relaciones sexuales (no había matrimonio), así como la promiscuidad, que no excluyen en ningún caso la existencia del amor, son previas a la aparición de las relaciones de dominación; éstas siendo las progenitoras de la competitividad y de las guerras, así como de la desaparición de la figura de la mujer atractiva y seductora dentro de la religión y otros muchos cambios sustanciales e irreversibles hasta cierto punto.

A pesar de que eran más libres la relaciones entre el hombre y la mujer entre los sumerios, algunos la asocian a la palabra Lilitu, “demonio femenino o espíritu del viento” que se encuentra en la tablilla sumeria del 2000 A. de C. que contiene la fábula de Giglamesh.

Cuenta la antigua leyenda, que la Diosa Innana mandó a llamar a Gilgamesh porque su sauce sagrado no daba ramas ni hojas, pues en sus raíces había anidado una serpiente; en su tronco Lilith había creado su hogar y en su copa se había instalado un pajaro. Entonces Gilgamesh mató a la serpiente y taló el árbol, de modo que el pajaro volo a las montañas y Lilith destruyó su casa y voló a las tierras salvajes y deshabitadas. Igual que, según las escrituras hebreas, también se fue volando del Edén porque ya no soportaba a Adán, ya que no estaba de acuerdo con sus pretensiones de dominio hacia ella.

En ambos casos, Lilith se rebela contra la imposición patriarcal -no contra el hombre- porque ella sabe que la evolución sólo es posible gracias al juego equilibrado de ambas polaridades, femenina y masculina. Y mientras Lilith no sea aceptada como la otra mitad que hace posible el acceso al todo, seguirá en el exilio, ya sea en las tierras inhabitadas donde huyó de Gilgamesh, ya sea en el mar Rojo donde huyó de Adán.

Lilith está, desde el comienzo, relacionada directamente con los ritos de sexualidad. Estos ritos no eran necesariamente ritos de fecundación, sino tántricos, encaminados hacia un objetivo que es la iluminación. Ella ejerce el papel de mediadora entre la serpiente y el pájaro. Es decir, ella es quien comunica a los dos extremos del árbol, cuyo tronco simboliza nuestra columna vertebral. Ella conoce los ritos y nos puede guiar en nuestra evolución transformando nuestra energía sexual en consciencia plena.

Es comprensible que Lilith haya sido transformada en demonio, apareada con demonios y madre de demonios, y todo ello estando en el exilio, bien lejos, porque a fin de cuentas ella encarna lo que más puede temerse del viejo orden, y por lo tanto la sombra del orden nuevo.

La serpiente, los demonios, los Luciferes (que son los portadores de la luz o del conocimiento) que se alojan en nuestra columna vertebral, el extremo de su cola apoyado en nuestros genitales, su cabeza en nuestro cerebro. Lilith es también portadora de luz, y habita en el centro del árbol. Solo ella puede establecer el contacto entre la serpiente  y el pájaro.

Tenemos por lo tanto un espíritu libre. y también un demonio que nos tienta a indagar más allá de nuestros límites. Tenemos una serpiente que nos entrega la llave del conocimiento y una entidad que nos insta a ser fieles a nosotros mismos.

Estas fábulas, que fueron extractadas de libros antiguos cuya referencia se adjunta, nos muestran como fueron cambiando los mitos a través del tiempo para transmitir una imagen de mujer subordinada al hombre. Para ello cambiaron a su antojo el contenido de los libros, suprimieron otros y crearon la categoría de libros apócrifos, que no quiere decir falsos como se cree vulgarmente, sino oculto; es decir que los profanos no los podemos leer.

Es a través de estos falsos mitos, que nos han sido trasmitidos por nuestra tradición judeocristiana, que nos han hecho creer diferencias inexistentes entre el hombre y la mujer. Se nos aparece entonces como una premonición auto-cumplida.

Cabe destacar que el hombre desea y es excitado sexualmente por una mujer libre como Lilith, al punto que es la causa de sus poluciones (eyaculaciones nocturnas de semen), pero elige para convivir a una mujer sumisa como Eva.

La llegada del patriarcado puso fin a los ritos sexuales celebrado en el templo de la Diosa, eliminando así la fuente principal del poder femenino, al considerarlo como algo digno de ser temido por su influencia sobre los hombres, y que por lo tanto debía mantenerse bajo control.

De ese  modo, la sexualidad femenina se convirtió en algo diabólico que debía estar bajo control, para lo que se estableció un régimen patriarcal. Lilith, de un espíritu del viento pasó a ser un demonio alado. Sus alas son uno de sus atributos. Gracias a ellas Lilith jamás puede ser atrapada.

Lilith persigue algo tan simple como ser protagonista de su propia vida y de la historia misma; a través de la fidelidad a uno mismo lo cual, en definitiva, es integridad o unidad.

La división dentro del uno es el resultado de aquella división entre la mujer y el hombre, lo Masculino y lo Femenino. Y esa división es el enfrentamiento, la lucha, la insatisfacción, la separación, la soledad y el miedo.

De eso se trata..........


Notas:

[i] Yalqut Reubeni ad Gen. II.21; IV.8. Es una colección de comentarios cabalísticos sobre el Pentateuco recopilados por R. Cohen (muerto en Praga en 1673)

[ii] Alpha Beta Diben Sira, 47. Dos versiones de proverbios ordenados alfabéticamente (en arameo y hebreo), atribuidos a Jesús Ben Sira.
Numeri Rabba 16.25 . Midras sobre Números, recopilados en el siglo XII.

[iii] Targum ad. Job I.15. Es la traducción aramea de la Biblia.

[iv] Kurnitzky, H, La Estructura libidinal del Dinero, México, Siglo XXI, 1984.
Ana María Fernández, La mujer de la Ilusión, pag.77.


Lilith en la Biblia


La única mención en la Biblia de dicha criatura aparece en Isaías 34:14 En la Biblia el pasaje se traduce como: «Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilit y en él encontrará descanso». En la Vulgata se tradujo por Lamia: «Y las bestias monteses se encontrarán con los gatos cervales, y el peludo gritará a su compañero: la lamia también tendrá allí asiento, y hallará para sí reposo». Otras versiones, en fin, traducen el término como ‘criatura nocturna’ o ‘lechuza’. Al tratarse de un término que aparece testimoniado en una sola ocasión (hápax legómenon), no resulta posible saber con certeza si para el autor del texto לילית era un nombre propio o común, y en este último caso, si se trataba de una criatura sobrenatural o de una rapaz nocturna.

Mucho se habla de los Anunnaki y su presencia en la Tierra ...
Como todos sabemos y según esa teoría, en la Tierra, Enki se estableció junto a su esposa Ninursag en el área que hoy conocemos como Oriente Medio. (Ninursag también era una destacada científica-genetista).
Los nibiruanos construyeron una ciudad conocida como E.din entre los ríos Tigris y Eufrates. Allí, Enki y su esposa crearon al primer ser humano terrestre combinando la genética de los neandertales con la genética de los nibiruanos.
Al primer humano de la Tierra le llamaron Adam. Ninursag lo cargó en su barriga durante los 9 meses mediante inseminación artificial. Luego, tomaron la genética de Adam y crearon la primera mujer terrestre a la cual llamaron Lilith... Pero fue realmente Lilith terrestre o fue una reina anunnaki junto con Samael (rey)? He ahí el dilema!

Caín y Abel (Sedentario o Nómade)


En el Génesis se cuenta la historia de “Caín y Abel”, dos hermanos que representan la primera diferenciación en los dos tipos de sociedades que han existido desde los orígenes de la presente humanidad. En el mundo simbólico de la Biblia, Caín representa al “agricultor” dedicado a la cultura de la tierra y símbolo de la sociedad sedentaria y Abel como “pastor” simbolizando las nómadas.

Puesto que Caín es designado como el primogénito, la agricultura parece tener una cierta anterioridad y, de hecho, Adán desde antes de la “caída” tenía como función “cultivar el jardín”.

La forma de vida de los nómadas se relaciona con el reino animal, móvil como ellos, sujetos a continuas peregrinaciones y necesitados de un amplio territorio para moverse con su ganado, en un tiempo siempre cambiante porque sus realidades son inestables; la de los sedentarios por el contrario son como el vegetal, fijo por naturaleza y necesita sólo un sitio donde asentar su vida durante un tiempo, que se le aparece siempre idéntico e indefinido.

Estas dos expresiones simbólicas tienen su correspondencia en la fórmula alquímica solve et coagula. El pastor disuelve en el espacio su errante vida, sin procurarse ataduras ni construcciones permanentes que le impidan trasladarse de un sitio a otro. El agricultor coagula, comprime su vida y termina edificando ciudades, construyendo templos, en una palabra, restringiendo su vida a un espacio limitado. El arte de los pastores es la música y la poesía; el de los agricultores es la arquitectura y las ciencias.

Los descendientes del estilo de vida de Caín, coagulados en un espacio, expresan sus símbolos artísticos de modo visual, que se caracteriza por la simultaneidad (la pintura, por ejemplo, o la escultura); en el caso de los de Abel, la expresión es sucesiva (la música, por ejemplo, o la poesía), lo que evidencia una diferencia notable: la visualización simultánea se realiza en el espacio, mientras que la sucesiva se consuma en el tiempo. En este supuesto existe una suerte de inversión de esta antinomia porque los nómadas tienen la referencia espacial y los sedentarios la temporal. El resultado real es que los que trabajan en el espacio terminan modificados por el tiempo, mientras que los que trabajan en el tiempo terminan estabilizados en el espacio.



Todos sabemos que Caín mató a Abel. Que ha cometido fratricidio. Pero sabemos también que en la humanidad se ha impuesto el modo de vida sedentario y ni siquiera los pueblos originariamente nómadas han mantenido su estilo de vida, por ejemplo los hebreos, pastores y con predilección por Abel, lo perdieron a partir de los reyes David y Salomón, constructores de templos y palacios que son las evidencias propias de los descendientes de Caín, constructor de ciudades y de instrumentos de trabajo que aliviaban las duras condiciones laborales de sus semejantes. Con el sedentarismo perdieron los hebreos hasta el significado original de Los Tabernáculos.

Como los que ganan hacen su propio relato de la historia fue necesario encontrarle una interpretación al fratricidio. La masonería suele dar la versión más favorable para el homicida, destacando los aspectos personales y familiares de este episodio; se puede consultar la obra El Secreto Masónico, p. 41, (ed. Martínez Roca, Barcelona 1987), del Gran Maestre Robert Ambelain, quien basándose en una enseñanza talmúdica explica que, habiendo sido Caín un hijo bastardo nacido de la infidelidad de Eva que copuló con el Dios Iblis, fue repudiado por Adán y por el Dios Adonaí, a quien el Innombrable encomendó la administración de los elementos Tierra y Agua, y a Iblis los elementos Aire y Fuego.

En esta disputa entre dioses y hombres, Caín debió soportar el rechazo de su padre y de su Dios, pagando por el pecado de su madre. Por ello, cuando los dos hermanos ofrecieron a Adonai sus ofrendas, la columna de humo que se levantó tras la quema sacrificial de los primogénitos del ganado de Abel, agradó a Adonay, mientras que los frutos de la tierra obtenidos con mayor esfuerzo por Caín, una vez quemados generaron un humo negro que se arrastró sobre la tierra sin elevarse. Ante tanta persecución e injusticia, mató a su hermano para liberarse de tan pesada carga.

Reunir lo disperso, coagular, esa es la tarea de los sedentarios, de los Cainitas, de los agricultores y obviamente de la Masonería. Todo comenzó con la unión de todos los Dioses de la antigüedad en un solo Dios. Fue, Akenatón (Amenhotep IV) el Faraón monoteísta, quien primero propuso la idea de un único Dios. Y creo una casta sacerdotal para atenderlo.

La salida de los hebreos de Egipto, tal como se describe en la Biblia, tiene su correspondencia con la expulsión a Canáa, de los habitantes monoteístas de la ciudad de Aket-Aton, hacia 1344 A.C. Los egipcios, no se llamaban hebreos sino «yahuds» (adoradores de Faraón), que fundaron más tarde el reino de Yahuda (Judea). Para algunos Akenatón no era otro que Abraham: la Biblia, al hablar de Abraham, respeta el orden cronológico de la vida del faraón monoteísta y refleja su biografía (su sacrificio, la ruptura con el politeísmo, la destrucción de los ídolos, la separación política y religiosa entre él y su padre, las intrigas entre sus esposas) en perfecta sintonía con la egiptología.

Sigmund Freud, fascinado por Moisés, tuvo el presentimiento de que si Moisés fue egipcio, si transmitió su propia religión a los judíos, fue la de Akenatón, la religión de Atón. Basándome en la opinión de Freud, (ver Obras completas, capítulo sobre Moisés), es Moisés, el sacerdote del templo de Atón que escapa a la caída del culto monoteísta que se había implantado en la época anterior a Tuthankamon.

Así, la famosa “Tierra Prometida” de Israel, que en esas fechas históricas era una provincia del Imperio Egipcio, será el lugar fronterizo a donde escaparán Moisés, los levitas sacerdotes de Atón, y sus familias, seguidos por una guardia militar que les cubre la retaguardia, para escapar de la persecución de los nuevos Faraones que son apoyados por las castas sacerdotales de los cultos  que habían sido desplazados por el monoteismo, y que por ello, habían visto perder sus poderes, sus impuestos y sus comodidades.

En el orden político también se tendió a la unificación y de los varios Jueces que regían los destinos del pueblo Israelí, se unificaron en un solo Rey siguiendo después a la casa de David. Se pasó entonces a un solo Dios, un solo Rey, un solo pueblo, una sola capital Jerusalén y un solo templo (el de Salomón).


Pero, la ambición de los sedentarios no se detuvo tras conseguir lo que desearon. Ya con sus ciudades pobladas en número creciente, las extendieron y para hacer frente a los problemas generados se inventó un organización social como la democracia. Primero trasladaron a las tribus nómadas a las ciudades y luego esa inacabable intención colonizadora se extendió por todas partes y borró de la historia a los pueblos aborígenes de América sometiéndolo a su Dios, a sus costumbres y a sus reglas jurídicas, sin haberse preguntado una sola vez si tales pueblos estaban dispuestos a cambiar de dioses, a mudar sus hábitos milenarios y a sustituir una puesta de sol en un horizonte ilimitado por una habitación urbana, estrecha. Sometida la vida nómada por la sedentaria, el resultado es que se repite el simbolismo del fratricidio bíblico. Ha vencido como siempre y desde aquel origen cosmogónico el maldecido, vertiendo la sangre del bendecido Abel.

El diluvio - Salvación de Noé en el Arca.


Cuenta la Biblia, que los descendientes de Adán consideraron a Dios como señor del universo observando una conducta virtuosa; pero con el tiempo se corrompieron, abandonaron las prácticas de sus antepasados. El mismo celo que antes demostraban para ser virtuosos lo demostraban ahora doblemente para ser perversos, y se acarrearon la enemistad de Dios.

Muchos ángeles de Dios convivieron con mujeres y engendraron hijos injuriosos que despreciaban el bien, confiados en sus propias fuerzas; porque según la tradición estos hombres cometían actos similares a los de aquellos que los griegos llaman gigantes (no tenian capacidad espiritual y por tanto no tenian resurrección). Noé trató de convencerlos sin éxito que mejoraran. Temiendo que lo mataran a él y su familia, se alejó de aquella tierra.

Yahvé establece un "pacto" con Noé (Gen. 6, 18), el cual consiste en salvar al patriarca y hacerlo segundo padre del linaje humano luego de limpiar el planeta de la apostasía de las generaciones antediluvianas, y reemplazarlas por humanos libres de maldad. Para eso convirtió la tierra firme en un mar y de ese modo los destruyó. Sólo Noé y su familia se salvaron entrando en el arca, y no sólo la cargó de provisiones para sus necesidades, sino que también hizo entrar a ciertos tipos de animales, cada macho con su hembra, y en distinta cantidad: priorizó los puros (heb.: kosher, ritualmente "apropiados") de los que debía tomar siete y mientras que de los impuros sólo una sola pareja (ej: Los rumiantes que no tienen la pezuña partida en dos o el cerdo que no es rumiante y tiene la pezuña partida en dos).

Noé debe, simbólicamente, llevar consigo en el Arca a todos los animales del mundo, ya que ellos representan las energías instintivas que están dentro de nosotros y las que debemos conservar y a la vez proteger. Pero en esta etapa debemos aprender a dominar nuestras emociones por encima de nuestros instintos representados por los animales.

Este es uno de los grandes principios de la vida adaptarnos al cambio, superarlo y aprender a dominarlo.

Siempre me pregunté porque esta historia es una de las más conocidas. Supongo que es porque aun en la peor catástrofe, como lo fue el diluvio, siempre existe la esperanza de la salvación que nunca debe morir en el hombre. La posibilidad de poder recomenzar luego de haber perdido todo. La necesidad de cerrar un ciclo, para comenzar una nueva vida. Al centrarnos en ese núcleo de la historia de Noé, no apreciamos un montón de detalles interesantes citados en la Biblia.


1.       El nuevo comienzo de la humanidad

Llama la atención que según la biblia antes del diluvio, convivían con los hombres, otros tipos de seres antediluvianos como ángeles y gigantes. En otros textos judeo-cristianos apócrifos, tales como el Libro de Enoc, se muestra que la historia del diluvio no sólo fue un castigo hacia los hombres que obraron mal, sino principalmente “en contra de un grupo de ángeles llamados vigilantes, y los hijos gigantes de éstos llamados Nefilim. De esta forma se unirían las historias de estos seres nombrados en el Génesis 6 con el diluvio que comienza en el Génesis 7. De todos modos, la raza de los gigantes no desapareció totalmente con el Diluvio, pues el pueblo hebreo debió enfrentarlos en tiempos de Moises y posteriormente el mismo David debio derrotar a un descendiente denominado Goliat.

Dado que sobrevivieron Noé y sus 3 hijos (Sem, Cam y Jafet), después del diluvio salieron de la Mesopotamia a dispersarse por el mundo, siendo los troncos de tres razas distintas, (Semita, Negros y Arios) en las cuales las cualidades particulares del cuerpo, las dotes del espíritu y las tradiciones, los sentimientos morales y el lenguaje, atestiguan la unidad de origen y la triplicidad de división.

Es de suma importancia aceptar esta unidad de origen, porque de ella se deriva que todos los hombres son iguales por naturaleza, aunque diversos por las facultades la educación y el adelanto social; de aquí que se deba considerar a la guerra como fratricidio.

Una de las particularidades de los hombres antes del diluvio era su larga vida. Adán vivió 930 años, Matusalén el más longevo 969 años y el mismo Noé vivió 950 años. Pero entonces Dios estableció para los hombres nacidos después del Diluvio, el límite de la vida en 120 años.



2.       El origen de la Oración y la Fe

Según la tradición judía los tres hijos de Noé trataron de resucitarlo y obtener sus conocimientos levantando el cadáver , sosteniéndolo, poniendo un pie contra su pie, una rodilla contra su rodilla, el pecho contra su pecho, una mejilla contra su mejilla, y una mano en su espalda, pero no lograron resucitarlo. Entonces sucedió algo que cambió la historia y se pusieron a orar y rogar con fe, a un padre celestial porque su padre terrenal ya no podía hacerlo.

De allí surgió la oración y la fe. Los 3 hermanos acordaron también el uso de una palabra secreta para transmitir los misterios iniciáticos y conocimientos. Este método fue utilizado en otras oportunidades a lo largo de la historia. Pero veamos como cambió la introducción de la Oración:

A partir de aquí cuando un creyente se ve presionado por una emergencia personal, se espera definitivamente que rece a Dios. Tal plegaria demuestra la confianza de que sólo Él es quien da el sustento y que sólo Él sana. Aquel que no reza a Dios en época de necesidad demuestra que no cree en Él sino en otras fuerzas.

Aquí la pregunta surge: ¿Si se reza sólo en pensamientos merecerá recompensa o debe rezar verbalmente? Concluimos que no será recompensado por una plegaria mental porque ésta no es realizada en la manera apropiada. Puesto que la plegaria establece un lazo entre el ser físico y un Dios personal, uno debe usar lo físico para crear este lazo, es decir, una plegaria verbal (moviendo los labios). La plegaria no debe consistir en meras súplicas sino que deberá también incluir alabanzas a Dios.


3.       Los iniciados - “salvados por las aguas”

En nuestro planeta no hay agua para inundarlo hasta la cima de la montaña más alta, ni restos de una catástrofe así. El Diluvio Universal se refiere a un hecho geológico acaecido hace miles de años y del cual conservan tradiciones casi todos los pueblos del planeta, recogidas por escritores de to­dos los tiempos. Se sabe que 7.600 años atrás (en torno al 5.600 antes de Cristo), el nivel del Mediterráneo era 15 metros más bajo que el actual. Un grupo de investigadores estadounidenses afirman el Mar Mediterráneo de repente sufre la descarga de la depresión del Mar Negro, creando una especie de cataclismo que podría haber inspirado la descripción de la Epopeya de Gilgamesh. Sobre el relato de este hecho se han injertado mitos y símbolos con la habitual maestría de todos los textos mosaicos. El agua en nuestro planeta proviene de los meteoritos, que están compuestos de hielo, y que al chocar con la atmosfera terrestre han producido el aumento de nivel del mar. También hay un océano intraterrestre.

Muchos creen que la palabra diluvio está relacionada con una gran lluvia, pero en realidad “el agua no solo viene de arriba, sino también de abajo "Dice la biblia que en ese día prorrumpieron todas las fuentes del gran abismo, y se abrieron las cataratas del cielo, por cuarenta días y cuarenta noches" (Gen. 7, 11-12). Ergo es más preciso hablar de una gran inundación, en la cual el origen de las aguas es más impreciso, y no está limitado a las nubes del cielo. Por lo que es probable que fruto de un gran meteorito de hielo haya crecido el nivel de las aguas rápidamente, o por alguna razón el agua intraterrestre haya salido a la superficie.

El relato bíblico es una adaptación basada en la re­lación caldeo-acadia del Xisuthros o Utanopishtum (el Noé babi­lónico). Constituye, como puede verse, una tradición universal en la que se presenta la aparición del hombre de nuestra raza. Teniendo en cuenta que en "simbología arcaica" las "aguas" fueron siempre el símbolo de la "materia", el hundimiento de la Atlántida bajo las aguas del Océano, no se refiere solamente a un posible hecho geológico, sino también a la "caída en la materia" (o en el "materialismo") que, al decir de los textos sagrados fue causa de su perdición.




Noé, el patriarca prediluviano, guardián de la tradi­ción iniciática, construye un arca que, como todas las arcas, barcas y demás arcanos mitológicos, simboliza los misterios de la iniciación religiosa del ciclo ario. Así el navío Argos de los Argo­nautas helénicos; el arca en que fue arrojado al Nilo el cadáver de Osiris, que apareció en Biblos; el arca de la Alianza semita; la bar­ca del Perrum chino; la barca egipcia de Ra; la barca americana de Mami; la indostánica de Vaivasvata Manú (el Noé ario); y la misma barca que según la tradición cristiana trajo a España el ca­dáver del apóstol Santiago. La mitología griega nos dice que Zeus desencadena un diluvio para destruir a la humanidad, pero Prometeo se las arregla para que su hijo Deucalión construya un gran barco para salvarse. En Roma, Júpiter en ira contra la humanidad decide destruir, con la ayuda de Neptuno la tierra, desatando tormentas y terremotos tan poderosos que toda la tierra queda sumergida, con la excepción del monte Parnaso donde se refugian Deucalión y su esposa Pirra.

Y todos los "salvados de las aguas", como Noé, Perrún, Xixus­tros, Deucalión, etc., y aun otros como Moisés, D. Pelayo, Sarru­kin, Rómulo y Remo, etc., fueron jefes, profetas o iniciadas que se salvaron de caer en el materialismo (es decir "sumergirse en las aguas") gracias a los principios de su religión. El nombre del monte Ararat donde se posó el Arca quiere de­cir "altar del discípulo" o sea el `'iniciado".

Al propio Moisés, conduciendo a su pueblo desde el Egipto, se le apartaran las aguas del Mar Rojo, para que, pisando "tierra firme", llegara a la "tierra de promisión". No puede estar más cla­ro el símbolo por el cual se nos pinta al jefe israelita, apartando a los suyos del materialismo por virtud de la nueva fe. Las aguas "se separaron" para ellos, pero en cambio anegaron a sus perseguidores politeístas e idólatras. Lo que nos recuerda la otra frase del "Géne­sis": "sepárense las aguas de las aguas" (Cap. I, vers. 6) aludien­do a los distintos grados de condensación de la materia.


4.       La simbología del “Arca”

Cuando Dios ordenó a Noé la construcción del arca le dio unas proporciones un tanto extrañas para ser una nave. Según estas medidas el arca no es una barca. Tiene la forma de una caja compacta que, una vez calafateada, hace imposible que el agua del diluvio penetre en su interior. Es demasiado pequeña para contener siete parejas de cada especie animal.

La Biblia en Génesis 6:14, aunque no da detalles, si dice que esta embarcación era una "teba" (heb.: canasto, cesto, caja, arcón). Eso, junto a las medidas dadas en el relato, deja como resultado que la embarcación era solo una gran "arca" o caja rectangular de fondo plano sin proa ni popa, sin quilla, remos, timón, anclas o velas, diseñada solo para flotar al garete y no para navegar.

Cuando la Biblia habla del ARCA, no habla simbólicamente de una nave: ¿a qué se refiere?

En la época de Moisés, se creó otra Arca de madera (el arca de la Alianza) que será el símbolo de salvación de los últimos descendientes de Noé vagando por el desierto y que está albergada dentro de una “tienda” de madera y tela con dos grandes pilares a la entrada.

Posteriormente Salomón erige su mansión del Señor con paredes de piedra y pilares pero con cámaras y paneles de cedro y un santuario dorado de la misma madera del Arca de la Alianza.




Es verdaderamente una coincidencia que todas esas etapas, donde están conectados con Noé, Moisés y Salomón, incluyan una estrecha conexión entre los obreros de la piedra y la madera.


5.       La maldición sobre los Negros

Algunos creen que la invención del vino por Noé es el tema de una fábula moral hebrea, en la que se justifica incidentalmente la esclavitud de los cananeos (Negros) por sus conquistadores semitas.

Después del Diluvio, el Génesis dice que Noé comenzó a labrar la tierra y nos lo muestra plantando una viña, de cuyo vino se embriaga, Cam ve "la desnudez" de su padre y se ríe de Él (algunos sabios del Talmud piensan que no solo se rio de él, también abusó de él), el cual al saberlo pronuncia una maldición en contra del hijo de éste, Canaán, del cual profetiza que llegará a ser esclavo de Sem y Jafet, maldición que, según algunos traductores, se cumple cuando Israel (de origen semítico) somete a los Cananeos (Negros). Posteriormente, el propio Israel, incluyendo a los descendientes de los cananeos supervivientes, llega a ser siervo de pueblos que nacieron de Jafet, cumpliendo así la profecía de Noé. Por generaciones intérpretes racistas han sostenido que esta maldición sobre los cananeos implicaba una maldición sobre los africanos de piel oscura.

Noé dijo: “Por consiguiente, tendrá que ser Canaán, tu primogénito, a quien esclavizarán. Y como me has incapacitado para hacer cosas feas en la oscuridad de la noche, los hijos de Canaán nacerán feos y negros. Además, porque volviste la cabeza para ver mi desnudez, el cabello de tus nietos estará ensortijado y sus ojos enrojecidos; y porque tus labios se burlaron de mi desgracia, los de ellos se hincharán; y porque tú descuidaste mi desnudez, ellos andarán desnudos y sus miembros viriles se alargarán vergonzosamente".

A los hombres de esta raza se los llama negros; su antepasado Canaán les ordenó que amaran el robo y la fornicación, que se unieran en el odio a sus amos y que nunca dijeran la verdad.


6.       El Arco Iris como señal del pacto con Dios

Se cree que los cinco libros del Pentateuco —Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio— fueron editados conjuntamente en el siglo V antes de Cristo de cuatro fuentes independientes. La narración del Arca se cree que fue hecha a partir de la fuente sacerdotal y de la Yavista (trata a dios como una figura humana). La Yavista es la más antigua de las dos y es mucho más simple que la historia sacerdotal: el Dios único envía su diluvio (por 40 días), Noé y su familia y los animales se salvan (siete de cada animal limpio), Noé erige un altar y hace sacrificios. No menciona un pacto.

El texto sacerdotal es posterior, contiene más detalles y suministra el centro teológico vital de la historia, el pacto entre Dios y Noé en Gen 9:1–17, que introduce el método peculiarmente judío del ritual del sacrificio, y la razón para la promesa del dios de no destruir al mundo otra vez. Es la fuente sacerdotal la que nos da el Arco Iris (que une el cielo con la tierra) como señal del pacto.


7.       Los Misterios iniciáticos

No hay barco en el que quepan dos miembros de cada especie. Conociéndose más de 500.000 especies, ca­be calcular la dificultad de recogerlas todas. Es probable que cuando se habla de parejas se trate a modo de "semillas" que llevaba Noé para repoblar el mundo nuevo. Eran las simbólicas semillas de los misterios iniciáticos y de los conocimientos que había en esa época.

La Biblia dice en verdad en el capítulo IV del Génesis que Lameth tuvo de otra mujer llamada Zillah un hijo (Tubalcaín), fundador de todas las Artes de los metales y una hija (Naamah), creadora del Arte del tejido. Estos hermanos sabían que Dios se vengaría del pecado, o con el fuego o con el agua, y pusieron el mayor cuidado para salvar las ciencias conocidas.

Por ello idearon grabar todo el saber de la Humanidad en dos columnas (una de mármol, a fin de que resistiera el fuego; y la otra de ladrillo, a fin de que resistiera al agua), de manera que si Dios se vengaba con el fuego el mármol no fuera quemado, y si Dios se vengaba con el agua la otra piedra no se hundiera.

Muchos años después del Diluvio, estas dos columnas fueron halladas. Pitágoras encontró una, y Hermes, el filósofo, encontró la otra, y enseñaron las ciencias que en ellas hallaron escritas, dando lugar a las escuelas de misterios.


8.       El camino señalado por Noé

Noé en hebreo significa salvación; el arca de Noé es “El Arca de la Salvación” o el camino de la Salvación, que no es más que el renacimiento del hombre.

Si bien para algunos entendidos fue el único que no cuestionó la decisión de Dios como si lo hicieron Abraham o Isaac. Es importante destacar que establece un "pacto" con Dios (Gen. 6, 18), y cuando se cumple lo acordado, festeja ritualmente sacrificando un animal puro en un altar, en agradecimiento a su Dios.

El arca cuenta con tres niveles; los dos más bajos están a oscuras, solo el tercer nivel cuenta con un orificio por el cual entrará la luz; esta ventana será la que Noé podrá abrir por voluntad propia solo cuando el caos en la tierra se detenga.

En el relato bíblico Noé abre la ventana y envía tres aves; primero al cuervo el cual regresa, el negro de esta ave representa el encuentro con la oscuridad y lo profundo o el encuentro con uno mismo; Noé vuelve a abrir la ventana y envía a una paloma blanca, la cual regresa con una rama de olivo, nos dice esto que afuera el orden está gobernando en el caos. Noé dejo la ventana abierta y ahora envía a otra paloma la cual ya no regresa. Las tres veces que Noé envía las aves generarán en él primero oscuridad, introspección y descenso al centro de la tierra, luego el renacimiento y finalmente la conexión real con el conocimiento puro.

Sin embargo la historia no termina aquí, Noé vuelve a la tierra en el monte Ararat y luego siembra un viñedo, crea vino, se embriaga y descubre su desnudez según las escrituras. A pesar de haber salido del mundo de corrupción en realidad descubrir su propia desnudez implica descubrir que seguimos teniendo dentro los vicios aprendidos en la Tierra, Noé es consciente de ello, ha logrado renacer pero trae consigo aquella carga negativa que arrastra desde Adán hasta nuestros días lo que algunos le llaman el pecado original; ese borrón y cuenta nueva tiene consecuencias que sus descendientes volverán a sacar a flote y tendrán que resolver.

Es así como la historia de Noé llega hasta nuestros días, como vemos no es solo un relato bíblico, viajando en el pasado tenemos que trabajar el presente conscientemente para mejorar en el futuro, aprendamos las enseñanzas de vida que nuestros antepasados han legado para el entendimiento humano de todas las épocas.

Cabe recordar que no era el único que sabía que habría un cataclismo y que algunos se dedicaron a preservar el conocimiento de la humanidad para las futuras generaciones, pero que él se dedicó a tratar crear un “hombre nuevo”, con una nueva moral y empezar de nuevo.

Para ello divulga un código de moral para toda la humanidad, para facilitar la convivencia humana. Es una guía de conducta. Las “Siete leyes de Noé” son de acuerdo con la tradición del judaísmo el número de mandamientos básicos y de origen divino entregados al primer hombre (Adán) y ratificados a Noé y a Moisés en el Monte Sinaí. De acuerdo a la tradición judía, "los Diez Mandamientos" se aplica únicamente a los judíos. Al resto de la humanidad corresponde observar las "Siete Leyes de Noé" a los cuales deben obedecer los hijos de Noé (toda la humanidad).

Son citados en el Talmud como: un mandamiento positivo con respecto a establecer cortes de justicia y seis prohibiciones en contra de idolatría, blasfemia, asesinato, conducta sexual impropia, robo, y comer carne de un animal vivo.

Para que no queden dudas, las leyes básicas de Noé y sus ampliaciones son las siguientes:

1) No matar: incluye el suicidio y los sacrificios humanos.

2) No robar.

3) No adorar falsos dioses: Prohibición de la idolatría y del politeísmo en general.

4) No cometer desviaciones sexuales: incluye la prohibición del incesto, de la sodomía, del adulterio, de la homosexualidad, del bestialismo, etc. Por extensión se prohíbe la desnudez y la evacuación de las necesidades fisiológicas en público.

5) No comer partes de un animal con vida: Significa que todo animal destinado al consumo debe ser sacrificado especialmente para ello y desangrado previamente, pues se considera que la sangre es la base de la vida. También está prohibido hibridar animales y plantas de diferente clase, lo cual hace analizar la manipulación genética bajo otra luz.

6) No blasfemar: Prohibición de la brujería, de la magia negra, del satanismo, etcétera.


7) Establecer cortes de justicia rectas y honestas para aplicar estas leyes: Se sobreentiende que no se pueden dictar leyes contrariando estos principios.



El Monte Moriah o Gólgota

Un lugar importante en la historia de la humanidad, donde estuvieron Adán, Abraham, Isaac, Jacob, Salomón, David, Hiram, Jesús, Mahoma, los Templarios....


 Dado que el nacimiento de Abraham, en la sumeria ciudad de Ur (actualmente Irak), coincidió con la llegada de un cometa, los astrólogos aconsejaron al Rey (Nimrod) matar al niño destinado a convertirse en un Emperador poderoso. El Rey le solicito a su padre, el Príncipe Teraj, Jefe del Ejército y descendiente de Sem (hijo de Noe, lo que a sus descendientes le da el nombre de Semitas) que se lo entregara para matarlo y este lo engañó entregándole a cambio el hijo de un esclavo, por lo que Abraham pasó hasta sus 13 años escondido en una cueva y educado especialmente como casta gobernante.

Cuando murió su padre y perder la protección del ejército, debió huir de la tierra de sus mayores a Canaan ante la persecución del Rey en busca de un nuevo hogar, llevándose sus conocimientos de dirigente sumerio y su Dios Personal (como era la costumbre sumeria), pero el hambre los hizo seguir viaje hasta Egipto, donde se encontraba la otra gran civilización de la época.

Dado sus conocimientos y la belleza de Sara su hermana y esposa, engañan al Faraón quien se casa con Sara, participando así ambos de la corte y los conocimientos Egipcios. Cuando el Faraón descubre el engaño los expulsa.

Viendo que no podía gobernar ninguno de los dos grandes imperios, decidió entonces fundar su propio reino entre ambos, esa tierra era prospera y estaba habitada por los cananeítas (descendientes de Cam que eran negros), él era semita y no tenía genealogía para dominar esa tierra. Necesitaba que alguien lo designara como dueño del lugar. Encontró entonces a su Dios personal que le promete la tierra habitada por los cananeos para su descendencia en general con la condición que se circunciden. La circuncisión será el titulo para la posesión de la tierra. Dicha promesa es renovada a su hijo Isaac y su nieto Jacob.

Si bien era obviamente el elegido de su Dios personal, aun de grande no había podido tener descendencia con su esposa y media hermana Sara. Cuando ya anciano había logrado tener un hijo con Sara, fue Dios quien lo puso a prueba diciéndole: Toma tu hijo, aquel a quien amas, ve con el al País de Moriah y allí ofrécelo en holocausto.

¿En qué pensaba Abraham, hace 4000 años, cuando luego de partir la leña, encendió el fuego, ató a su hijo Isaac y levantó la mano con el cuchillo para matarlo?.


¿Cómo juzgaríamos hoy de un hombre que quiere asesinar a su hijo para ofrecerlo como sacrificio a su Dios?

En ese instante Abraham creyó en su dios personal, no dudó de ningún modo. De haber dudado habría obrado de manera diferente. Por esa acción Abraham fue bendecido.

Y Abraham creyó, creyó para esta vida, si él hubiera pensado para una vida futura, en el paraíso o en el más allá con facilidad se hubiera despojado de todo, para abandonar un mundo al cual no pertenecía ya. Es por eso que esa acción se ha convertido en un icono de la fe. Aun hoy en día se recuerda, cada año nuevo Judío, la atadura de Isaac como símbolo de la fe.

Esta fue la tierra de Abraham que supo ser fiel a su Dios, esperando contra toda esperanza en sus promesas, al que hoy veneramos como padre de los creyentes y modelo de la esperanza en Dios. Con él se inicia el régimen de la Promesa Divina que habrá de alentar a su pueblo en su larga historia de esperas y esperanzas.

Es a partir de ese momento que el Monte Moriah se convirtió en el escenario donde tuvieron lugar los acontecimientos religiosos más importantes de toda la Historia de la Humanidad

Fue entonces que el Monte Moriah se convirtió en el lugar (o uno de los lugares según la versión) de donde Dios tomo el polvo para crear a Adán.

Fue también el lugar que eligió Adán para hacer un altar con 12 piedras y el lugar que eligieron Abel y Noe para hacer sacrificios. Según algunos esas mismas 12 piedras del primer altar realizado por Adán le sirvieron a Jacob para hacer la almohada desde donde soñó la escalera que llevaba al cielo.



¿Sabría Abraham que en ese lugar se encontraban enterrados uno de los dos monolitos donde Enoc (cainita – descendiente de Caín) decidió transmitir los secretos de una civilización antediluviana, diseñados para sobrevivir a la destrucción prevista? . Según la tradición, los fundadores de la civilización egipcia descubrieron una de estas columnas y el primer Rey de Egipto adoptó el nombre de Osiris, que significa Príncipe que se ha elevado de entre los muertos.

¿Abraham que había pertenecido a la corte Sumeria y la del Faraón, sabría de estos conocimientos?.

El que si supo de los secretos egipcios fue su nieto José, quien logró ser nombrado Gran Visir. Casualmente en ese momento la clase gobernante egipcia abandona sus creencias religiosas y se vuelca a la creencia de un Dios único Atón (el nombre de Jehová, también Dios único pero en este caso de un pueblo el hebreo, aparecerá años después con Moisés, hermano del Faraón y educado por la casta gobernante egipcia).

José es enterrado fuera de Egipto, en el Monte Moriah ¿Habrá sido enterrado con todos los secretos como era la costumbre para alguien de su rango?

Durante 1000 años se transmite oralmente la historia de Abraham y sus descendientes para luego ser incorporada a la Biblia. Que significativa deben haber sido estas historias para perdurar tanto tiempo. En mi opinión es porque está muy ligada a la pertenencia de esa tierra, situada entre las dos potencias de ese momento.

Hace 3000 años, en el monte Moriá, durante el reinado de David, se comenzó la construcción de un templo para cobijar al Arca de la Alianza. Recientes investigaciones del arqueólogo alemán K. Rupprecht han demostrado que el rey David encontró un templo más antiguo en ese lugar. Dicho templo lo termina su hijo Salomón quien debió modificar la planta del viejo templo con sucesivas ampliaciones y modernizaciones, de acuerdo con las trazas que había dejado su padre.

Necesitaban retener a un Dios que, en ese lugar y mil años antes, les había prometido esa tierra para toda su descendencia quedando la circuncisión como señal del pacto. Para ello debían hacer un templo donde ese Dios pudiera vivir y estar cómodo y se había creado una casta sacerdotal, especialmente instruida para atenderlo (Levitas).

En la construcción del templo interviene un Arquitecto y fundidor de nombre Hiram Abif, que enseña artes y oficios a los Hebreos, hasta ese momento un pueblo de pastores trashumantes, gobernados por una casta sacerdotal que se ocupaba de la administración y la escritura.

Se dice que al excavar para construir el templo de Salomón hace 3000 años (961 AC), los judíos encontraron los fragmentos de la otra columna. Subsiguientemente Salomón estableció una orden sacerdotal (Levitas) que continuo en Jerusalén hasta la definitiva destrucción del templo, en el año 70 D.C. cuando se dispersó a Europa.

Ese primer templo duro solo 30 años y fue destruido por el faraón de Egipto Sesac (I Reyes 16,25 y II Crónicas 12,2)

Se volvió a construir y fue destruido por el ejército de Nabucodonosor en el 586 aC no quedando en pie ni una sola piedra. Los 50 metros del Muro de los lamentos pertenecieron originalmente a los muros de contención exteriores del Templo de Herodes, construido en el siglo I AC y destruido en el año 70 D.C. por los Romanos, luego de una batalla que duró 139 días. Según Flavio Josefo en esos años fueron asesinados 1.350.000 hombres, mujeres y niños.

Cuando la guerra finalizó, la nación de los judíos había dejado de existir y solo subsistía una religión: una fe que había perdido la casa de Dios y la primera razón de su existencia. El culto encontró un nuevo vínculo de unión en el estudio de la Ley y el culto en la sinagoga. El Talmud sustituyó al Templo y con el tiempo se convirtió en el símbolo máximo de la religión judía.

Años después el Monte Moriah, es el lugar elegido por el profeta Mahoma, para llevar cabo la travesía nocturna hacia el Trono de Dios (el Corán, Sura 17:1, Al-Isra), acompañado por el ángel Gabriel.

Actualmente la Mezquita de Omar, cubre este lugar, construida en el año 691 dC. La presencia de esta mezquita hace imposible toda investigación arqueológica de los restos del Templo de Salomón



Según algunos historiadores, durante la Primera cruzada, los descendientes de estos sacerdotes levitas regresaron a Jerusalén con los Príncipes Cristianos, estableciendo la Orden de los Caballeros del Temple, los que retiraron los fragmentos de la columna de Enoc debajo del sanctasanctórum. Los Templarios descubrieron 3 piedras y en una de ellas se encontraba tallada la gran palabra perdida. Desde entonces, ese secreto fue transmitido a los sucesores, que tienen derecho a ser reconocidos como sumos sacerdotes de Jehová.

Seguramente gran parte de nuestra vida ha estado marcada por los hechos ocurridos en ese pequeño lugar que es el Monte Moriah, pero creo que no hay otro lugar en nuestro planeta que haya resultado tan significativo e influyente para la humanidad.



Escuelas de Misterios de la antigüedad


En los pueblos de la antigüedad, era costumbre la enseñanza secreta de la Arquitectura Sagrada para la construcción de Templos consagrados al culto de sus Dioses. Para ello se formaba en las ciencias y las artes a una minoría de iniciados, que luego de superar pruebas en sus estudios para confirmar su vocación, se les enseñaba conocimientos especiales. Todo esto, velado por el misterio, para los profanos. Sus lineamientos seguían los dictados de la Geometría, su orientación la Astronomía y sus ideales eran tomados de la Naturaleza. Quizás atesoraban los conocimientos de una civilización anterior.

HERMANDAD BABILÓNICA o DE LA SERPIENTE: Fue en esta ciudad donde se crearon las primeras escuelas de misterios y sociedades secretas que iban a influir significativamente en el devenir de la Humanidad. Buena parte de nuestras creencias occidentales, surgieron de la mitología Aria, hace 6.000 años, con las leyendas y divinidades persas que llegaron a nosotros con el velo de la tradición judeocristiana y primordialmente de la Iglesia Católica Romana.


LA TRADICIÓN HINDÚ O DE LOS BRAHMANES en la india es de hace 5.000 años y la doctrina de estos misterios era sobre el origen de los dioses consignado en los Vedas. Para ellos existe un principio divino impersonal BRAHM, que se manifiesta con múltiples reencarnaciones de las cuales las más importantes son Brahma, Visnú y Shiva, que conforman la trinidad de la religión Hindú. Brahma es creador del mundo, Visnú desempeña el papel de preservador del mundo, alma universal presente en todo, y Shiva dios destructor y fecundador, que si bien es de carácter mitológico, es conforme a la de los hebreos. Los misterios de los brahmanes tendían, sobre todo, a la instrucción de la clase sacerdotal. Al parecer, fueron los primeros teólogos, filósofos y legisladores del mundo. Fueron los brahmanes quienes enseñaron a los egipcios las primeras ideas de los Misterios.

LA TRADICIÓN EGIPCIA   El Antiguo Egipto, tierra de grandes iniciados, considerada como la cuna de los misterios, donde la verdad fue cubierta con el velo de la alegoría y en donde los dogmas de la religión fueron comunicados por primera vez en forma símbolos.

La iniciación de los egipcios, conocidos con el nombre de Misterios de Isis y de Osiris se remonta a 3.000 años a.C., fueron grandes instituciones públicas sostenidas por el Estado, su enseñanza comprendía todas las Artes y Ciencias. El centro principal de los trabajos estaba en la ciudad de Memphis, cerca de la Gran Pirámide. Los Misterios estaban agrupados en menores y mayores divididos en tres grados y era impartida a los iniciados bajo solemnes juramentos de secretos, su instrucción estaba envuelta en los rituales de Iniciación, Paso y Elevación.

La síntesis egipcia deja aparecer varios signos que la tradición occidental tomara a su favor:   
·       Una teología de resurrección aportada por el mito de Osiris.
·       La práctica de ciencias sagradas destinadas a mantener la comunicación entre los diversos mundos humano y divino.
·       La idea de un verbo creador y la revelación de secretos.
·       Una cosmografía orientada y ordenada alrededor de un centro, el Templo, el cual está orientado sobre cálculos astronómicos.
·       Casa de Dios construida con las herramientas sagradas del número, de la geometría, edificada con materiales elegidos, el simbolismo se complementa con los jeroglíficos que ornan sus paredes. Esta idea será tomada más adelante por los judíos en la construcción del Templo de Salomón.

LOS MISTERIOS DE GRECIA: El fundador de los Misterios Griegos fue Orfeo, quien después de haber adquirido los conocimientos científicos del Colegio de Memphis, viajó por Grecia, hacia el año 1.330 a.C., donde regularizó los Misterios de Eleusis. Orfeo enseñó por medio de la música y del sonido.

LOS MISTERIOS DE ELEUSIS: Orfeo dividió los misterios en dos grados: el primero público referido a la Teogonía Egipcia por medio de sus emblemas y moral, y el segundo llamado Esotérica (particular a los iniciados) donde se enseñaba la naturaleza y los misterios sobre la vida después de la muerte. La lección, el dogma, el método de instrucción representado por símbolos y el vínculo secreto de la fraternidad, dieron importancia a estos misterios que perduraron hasta la caída del Imperio Romano. El Orfismo influirá en los primeros cristianos, después de haber encontrado el pensamiento Pitagórico.

LA ESCUELA PITAGÓRICA: creada por Pitágoras, nacido quien durante su juventud viajó por muchos países del Mediterráneo donde fue iniciado en los ritos: Egipcios, Eleusinos, Caldeos y en la India conoció a Buda. Es así como en la escuela Pitagórica convergieron muchas tradiciones acerca del lado oculto de la vida, la metafísica Pitagórica se basa en el monoteísmo y  sobre la idea de que Dios se encuentra en el origen de todo. Pitágoras aplicó una disciplina física y mental, enseñaba a pensar, e impuso la regla del ejercicio y la concentración. Pitágoras enseño los principios esotéricos de las matemáticas y la geometría. En esas escuelas los alumnos estaban divididos en tres grados.

LA TRADICION JUDIA   La tradición Egipcia pasó al pueblo judío con Moisés, quien fue iniciado en los Altos Misterios por los sacerdotes egipcios, quien después transmitió estas enseñanzas a la clase sacerdotal de los Israelitas. Moisés es el fundador de la religión monoteísta hebrea. Es el sacerdote del templo de Atón que escapa a la caída del culto monoteísta que se había implantado en la época anterior a Tuthankamon.

Así, la famosa “Tierra Prometida” de Israel, será el lugar fronterizo a donde escaparán Moisés, los levitas, sacerdotes de Atón, y sus familias, seguidos por una guardia militar que les cubre la retaguardia, para escapar de las guardias militares al mando de los nuevos Faraones que son apoyados por las castas sacerdotales de Memfis y los demás centros religiosos, que habían sido desplazados por el nuevo culto, y que por ello, habían visto perder sus poderes, sus impuestos y sus comodidades.

Los sacerdotes adoradores de Atón, seguramente conocían los Misterios que posteriormente le serán transmitidos a Pitágoras sobre el número áureo, y que están escondidos secretamente dentro del Pentagrama o la estrella de cinco puntas.

Las Tablas de la Ley, seguramente estaban esculpidas en jeroglíficos, y por lo tanto eran ininteligibles para los hebreos, o sea, para el pueblo raso. Así, se hace necesario que los sacerdotes sean los que traduzcan a los diferentes idiomas utilizados en esas zonas, el significado de las Tablas.

 LOS MISTERIOS DE MITRA:   Instituidos por Zoroastro, en la antigua Persia, fue esencialmente una religión de soldados, su sacramento consistía en pan, vino y sal consagrado al dios Mitra, era un ritual cargado de fuerza, y valentía que ayudaba a solidarizar a los miembros de la confraternidad. Este rito presenta muchas analogías con el Cristianismo: se identifica con la luz y el sol, insiste en la conducta moral de sus adeptos, hace énfasis en la abstinencia, en la lucha entre el bien y el mal y creen en la inmortalidad el alma. En cuanto a la iniciación se sabe que estaba escalonada en siete grados, consagrado a un planeta, para figurar los siete planetas se le enseñaba al iniciado una escalera. Esta escalera fue tomada por los judíos, en la visión de la Escalera del sueño de Jacob.

LOS COLEGIOS ROMANOS   Los más remotos antecedentes occidentales de las corporaciones de oficio se sitúan en los collegia romanos, en donde se enseñaban los conocimientos para trabajar en un oficio. Eran asociaciones de tipo voluntario conformadas por quienes ocupaban un lugar bajo dentro de la sociedad romana, como lo eran los hombres libres o esclavos de la misma profesión, para velar por los intereses comunes. Todavía se conservan restos de la antigua legislación en materia de los grados de profesionalización de los asociados. Las tradiciones Judaicas y la corriente Pitagórica fueron asimiladas por estos Colegios asignados a las Legiones Romanas que estuvieron acantonadas en el Medio Oriente.

Esta asociaciones gozaban del derecho de formarse sus reglamentos propios y de concluir contratos seculares y religiosos, disfrutaban la inmunidad de las contribuciones, franquicia que se extendió durante la Edad Media dando origen a la denominación de masones libres. Se dedicaban a las construcciones de fortalezas, carreteras, acueductos, templos y casas en todo el imperio.  

Las colonizaciones Romanas fueron llevadas a cabo por las Legiones del ejercito, a cada Legión de agregaba un Colegio, a la que acompañaba en sus campañas, cuando colonizaba permanecía en la colonia para sembrar la semilla de la civilización romana, construyendo caminos, acueductos, cuarteles, casas y templos.

La política romana penduló entre permisibilidad y la prohibición, hasta que fueron intervenidos por la Administración Pública como forma de controlar los contratos colectivos de trabajo en áreas sensiblemente vitales para el Imperio. Como compensación por este intervencionismo estatal, los colegios artesanales gozaron del privilegio de exención del servicio militar, de ciertos impuestos y de todo servicio público.

Sus miembros se reunían en fechas determinadas, en los lugares de asamblea denominados «scholae». Tenían sus propios templos, instituciones y costumbres religiosas (por ejemplo, el culto al dios Jano o las festividades de los solsticios. Sin embargo, el intervencionismo acabó por anquilosar la fuerza productiva de los «collegia» y entraron en decadencia.   


EL ESOTERISMO CRISTIANO   Con la definitiva supremacía de la Iglesia Católica una nueva corriente filosófica viene a agregarse a los misterios es el Esoterismo Cristiano. Aunque negado por la mayoría de los jerarcas de la iglesia, la existencia de misterios puede encontrarse en los textos primitivos, se trata pues de ver en los Evangelios un exoterismo yuxtapuesto a un esoterismo. El evangelio de Marcos, el de Juan y algunas epístolas de Pablo testimonian un esoterismo, una palabra revelada cuya inteligibilidad y comprensión necesitan grados, desde la simple alegoría hasta una interpretación que acerca el alma a los misterios divinos, que penetra en el sentido místico de los textos.   

En tres grandes principios estribaba la doctrina de los Misterios del Cristianismo primitivo: la unidad de Dios, la libertad del hombre y la igualdad entre todos hombres. Cristo había puesto en práctica las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Empezaba por recomendar el amor al prójimo, estimulaba a sus hermanos el trabajo y al estudio de las ciencias, y prometía una vida mejor cuando los buenos resultados de su doctrina y la fe mutua entre los hombres, hayan proporcionado a estos la felicidad suprema que su autor espera.


Son los primeros padres de la iglesia como Clemente de Alejandría (160 - 215 d.C) y Orígenes (185 - 254 d.C) quienes inician el camino del esoterismo cristiano, rechazando el divorcio entre el conocimiento Hermético proveniente de Grecia y el transmitido por la revelación Cristiana, dice Clemente: quien ha sido purificado en el bautismo y luego iniciado en los Misterios Menores (es decir ha adquirido los hábitos de la reflexión y el autocontrol) queda maduro para los Misterios Mayores o Gnosis o sea el conocimiento científico de Dios; también dijo que no está permitido por la ley revelar a los profanos los Misterios del Logos. 


EL CONCILIO DE NICEA

A fin de regular el caos, el Imperio Romano en el III siglo d.C., estaba presidido por un gobierno colegiado denominado Tetrarquía, mediante el cual el poder lo compartían 4 personas. El imperio estaba dividido en Oriente y Occidente y a su vez cada uno de ellos tenía a dos Tetrarcas que actuaban simultáneamente. Un Augusto que se hacía cargo de la defensa del imperio y un Cesar que lo ayudaba y reemplazaba en caso de muerte.

En 324 d.C., Constantino, mediante el uso de alianzas y asesinatos elimina a los otros tres gobernantes y logra la reunificación total del Imperio Romano bajo su persona. Funda Constantinopla en lo que era la antigua ciudad griega de Bizancio (actualmente Estambul, capital de Turquía). Había conseguido, que sólo hubiera un emperador, una ley y una ciudadanía para todos los hombres libres. Sólo faltaba una religión única para todo el Imperio.

Constantino se da perfecta cuenta de que si quiere un respaldo religioso a su política, necesita que las diferentes religiones admitan el origen divino de su poder, no porque sea dios, sino porque dios así quería que fuera. Necesita que las diferentes religiones respalden al Estado y unifiquen criterios en vez de entrar en una guerra abierta por los creyentes.


 Si bien Constantino no era cristiano, puesto que era un adorador del Solis Invictus (la religión más popular de ese entonces en el Imperio, que era el mitraismo), le gustaba la posibilidad de obtener un perdón público de sus pecados por medio del arrepentimiento, que solo el catolicismo permitía, luego de haber asesinado a su esposa y a algunos familiares.

Estaba también muy interesado en la convicción de los cristianos en una hermosa vida eterna en el paraíso, para aquellos pobres que mantuvieran su fe. Esto era muy importante porque, debido a la guerra civil de unificación del imperio, el número de pobres había aumentado. Por otra parte, el cristianismo al tener un férreo control moral, permitía un satisfactorio control de la población.

A fin de aunar las creencias era imperioso que hubiera una sola cristiandad, uniformada al máximo posible e incorpore creencias paganas y del mitraismo. Para ello convocó a los obispos a un concilio en Nicea cerca de su residencia imperial en Constantinopla. De esta manera, las discusiones doctrinales o disciplinarias de la Iglesia se convirtieron en problema de Estado.

Este Primer Concilio Ecuménico (es decir, universal), comenzó el 20 de mayo de 325, homenajeando el primer aniversario de la reunificación del imperio y se prolongó unos meses. Vemos que, a imagen del propio imperio, este concilio no fue convocado por la iglesia o uno de sus obispos, sino por un Emperador Romano. La pretensión posterior del obispado de Roma de ejercer una superioridad jerárquica sobre el resto de la cristiandad tiene mucho que ver con este deseo de uniformidad imperial. Extrapolando la situación, Constantino hizo exactamente lo mismo que haría el Gerente General de una gran empresa cuando dos de sus principales gerencias tienen una visión divergente del modo de concluir un negocio... convocar una reunión.

El número exacto de los obispos que asistieron al concilio nos es desconocido, pero al parecer fueron unos trescientos. Para comprender la importancia de lo que estaba aconteciendo, recordemos que varios de los presentes habían sufrido cárcel, tortura o exilio poco antes, y ahora, pocos años después, todos estos obispos eran invitados a reunirse en la ciudad de Nicea, y el emperador cubría todos sus gastos.

La cuestión más escabrosa que el Concilio de Nicea tenía que discutir para lograr la unidad de cristianismo era la controversia arriana sobre la trinidad. Dado que Arrio era solo un sacerdote y no era obispo, no tenía derecho a participar en las deliberaciones del concilio.

En la controversia teológica sobre la Trinidad, Arrio manifestaba que hubo un tiempo en que el Hijo, atendiendo a su propia naturaleza de hijo, no podía existir, puesto que es condición necesaria en las relaciones filiales que un padre sea mayor que su hijo. Pero esta afirmación destruye evidentemente la coeternidad de las tres personas de la Trinidad y da a entender que hubo una época en que no existía la Trinidad. Y ponía en duda la divinidad de Jesús.

Para el Emperador no existía problema a la hora de reunir a las diferentes religiones paganas o al mitraismo. El problema era, precisamente, meter en el saco a los cristianos. Y Arrio fue la excusa perfecta. Aquí Constantino también da muestras sobradas de ser un hombre de Estado. La doctrina arriana le es más simpática que la fundamentalista ostentada por Osio - el arrianismo es más acorde con su concepto de monarquía divina, el Hijo subordinado al Padre, al igual que el César al Augusto-, pero entiende que es necesario perder algo para ganar mucho.

Por esta razón, Constantino mismo presidió y dirigió activamente las discusiones e inclinó finalmente la balanza a favor de los que decían que Jesús es Dios y se llegó a la siguiente fórmula, que se conoce como el Credo de Nicea:
"Creemos en un Dios Padre Todopoderoso, hacedor de todas las cosas visibles e invisibles.
Y en un Señor Jesucristo, el Hijo de Dios; engendrado como el Unigénito del Padre, es decir, de la substancia del Padre, Dios de Dios; luz de luz; Dios verdadero de Dios verdadero; engendrado, no hecho; consubstancial al Padre; mediante el cual todas las cosas fueron hechas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra; quien para nosotros los humanos y para nuestra salvación descendió y se hizo carne, se hizo humano, y sufrió, y resucitó al tercer día, y vendrá a juzgar a los vivos y los muertos. Y en el Espíritu Santo.

Al hacer el análisis del sentido del Credo, según fue aprobado por los obispos reunidos en Nicea, resulta claro que el propósito de esta fórmula es excluir toda doctrina que pretenda que el Verbo es en algún sentido una criatura.

En todo caso, los obispos se consideraron satisfechos con este credo, y procedieron a firmarlo, dando así a entender que era una expresión genuina de su fe. Sólo unos pocos se negaron a firmarlo. Estos fueron condenados por la asamblea, y depuestos. Pero a esta sentencia Constantino añadió la suya, ordenando que los obispos depuestos abandonaran sus ciudades. Esta sentencia de exilio añadida a la de herejía tuvo funestas consecuencias, pues estableció el precedente según el cual el estado intervendría para asegurar la ortodoxia de la iglesia o de sus miembros.

Constantino, pues, puso en vigor las actas del concilio de Nicea y llegó a ordenar que el que encontrase algún libro de Arrio y no lo quemase, fuera condenado a muerte.

En 313 promulga El Edicto de Milán que despenalizó la práctica del cristianismo y se devolvieron las propiedades de la Iglesia. Antes de este edicto, muchos cristianos habían sido martirizados en las diferentes persecuciones a las que se habían visto sometidos. Tras el edicto se abrieron nuevas vías de expansión para los cristianos, incluyendo el derecho a competir para las altas magistraturas del gobierno, así como también ganaron una mayor aceptación dentro de la sociedad civil en general. Los líderes cristianos alcanzaron una mayor importancia.

Constantino no oficializó el cristianismo el cual no se convertiría en religión oficial del Imperio hasta el final de aquel siglo (un paso que daría Teodosio en el 380 con el Edicto de Tesalónica).

Muchos consideran que Constantino “creó” la Iglesia Católica, e impulsó la doctrina de la Santísima Trinidad presionando a los obispos reunidos en el Concilio

Consecuencias de la alianza

Pero, ¿Cuáles fueron las consecuencias de que el Imperio Romano se aliase con el cristianismo?, ¿Cómo es posible que aquellos Obispos obedeciesen al poder temporal congregándose en un concilio convocado por un emperador pagano?

Constantino colmó de privilegios a los cristianos y elevó a muchos obispos a puestos importantes, confiándoles, en ocasiones, tareas más propias de funcionarios civiles que de pastores de la Iglesia de Cristo. A cambio, él no cesó de entrometerse en las cuestiones de la Iglesia, diciendo de sí mismo que era «el obispo de los de afuera» de la Iglesia. Las nefastas consecuencias de este contubernio no fueron previstas entonces.

Las tendencias a la uniformidad fueron consideradas por los emperadores como un medio sumamente útil del que servirse para lograr la más completa unificación del Imperio. La mentalidad romana, exigió la más completa uniformidad en las cuestiones más secundarias, como la fijación de la fecha de la Pascua, la de Cuaresma (es decir el tiempo de ayuno anual del cristianismo), las primeras discusiones sobre el celibato del clero, la institución de las vírgenes consagradas, referencias al uso de imágenes y temas como el matrimonio, bautismo, ayuno, excomunión, enterramiento, vigilias, o cumplimiento de la obligación de asistir a misa.

Las costumbres y prácticas paganas fueron penetrando cada vez más el carácter de la cristiandad ya que Constantino, para atraer a los paganos a la nueva religión católica, traspuso a ésta los ornamentos externos a los cuales los paganos estaban acostumbrados como el uso de templos dedicados a santos particulares, ornamentados en ocasiones con ramas de árboles; incienso, lámparas y velas; ofrendas votivas para recobrar la salud; agua bendita; fiestas y estaciones, procesiones, bendiciones a los campos; vestidos sacerdotales, la tonsura, el anillo de bodas, quizá el canto eclesiástico, el Kyrie Eleison, todo esto tiene un origen pagano y fue santificado mediante su adaptación en la Iglesia.



También unificó el mitrianismo con el cristianismo. Un buen ejemplo de ello es que el Festival del Nacimiento del Sol Invictus se celebraba cuando la luz del día aumentaba tras el solsticio de invierno, en alusión al "renacimiento" del sol. Este Festival corría desde el 22 al 25 de diciembre... -¿Les suena?-, curiosamente resulta que es a partir del Concilio de Nicea cuando queda sentado que el 25 de diciembre es la fecha del nacimiento de Cristo - no de Jesús, de Cristo- la fecha de celebración de la Navidad es impuesto como tal en Nicea. El gorro que usan obispos, arzobispos y el mismo Papa, la mitra, tiene su origen en el tocado que llevaban los sacerdotes de Mitra. Incluso el halo que aparece en las figuras de los santos rodeando su cabeza es una copia del que aparece alrededor de la cabeza del auriga del carro del Sol Invicto.

Constantino estableció en Nicea una nueva religión sincretizada, mezclando elementos del mitraismo, paganos y cristianos, rompiendo definitivamente con las fuentes judías de las cuales procedía el cristianismo original.

En 315, Constantino hizo de la conversión al judaísmo un crimen capital; tanto el judío proselitista como el cristiano converso eran reos de pena capital.

Este nuevo cristianismo denominado catolicismo (del griego, katholikós, universal) no se convirtió en la religión oficial en tiempos de Constantino, pero devino la religión popular, la religión de moda, pues era la que propiciaba el emperador. Es más, si el gobierno de Constantino no hubiera tenido lugar, el catolicismo no existiría. Esta situación preparó el camino a su promulgación como religión oficial del Imperio romano.

En el año 330 el emperador Constantino roba todos los tesoros y las estatuas de los templos paganos de Grecia, para llevárselos y decorar Constantinopla, su nueva capital del Imperio.

El gobierno de Constantino marca la época de la transformación del cristianismo en un sistema político, y aunque en cierto sentido puede decirse que este sistema se degradó hasta la idolatría. En el mundo moral como en el físico, sucede que cuando dos cuerpos se chocan, ambos cambian de figura; el paganismo fue modificado por el cristianismo, y éste por aquél.

La asimilación entre Iglesia y Estado favoreció fuertemente la aceptación de estructuras profanas por parte del catolicismo. Las formas de organización y el ceremonial cortesano marcaban de tal modo la imagen de la Iglesia, que muchas veces quedaba oscurecida su misión espiritual en la historia. A consecuencia de esta evolución, se impuso una diferencia, entre clérigos y laicos. Por la adaptación de la jerarquía eclesiástica al rango de los honores civiles, rivilegios y títulos de nobleza, el alto clero se separó abiertamente del pueblo. La originaria tensión entre Iglesia y mundo quedó substituida por la diferencia entre clero y laicos. En adelante se tiene por “espiritual” precisamente al clérigo - a quien está reservada la instrucción- y ya no simplemente al bautizado.

Los Textos sagrados

El Concilio de Nicea sirvió para acordar cuales textos sagrados serían aprobados y cuales eliminados en la nueva religión aprobada por el estado. Se eliminaron 25 textos bíblicos y más de veinte documentos de soporte, entre ellos el libro de Enoc, los aprobados fueron condensados y re-interpretados, convirtiéndose lo que hoy conocemos por La Sagrada Biblia. Esto nos dejó una herencia incompleta de sabiduría de los textos originales, eliminando información de quiénes somos, de dónde venimos, por qué estamos aquí y qué podemos esperar que suceda.

Desapareció toda información de la evolución de la conciencia a través de la reencarnación.

Todo esto sin incluir los numerosos cambios y supresiones que sufrieron las sagradas escrituras manipuladas por los seguidores de Constantino en los sucesivos concilios con el fin de obtener una “Biblia” que los beneficiara y se adaptara al dominio político y económico que tanto buscaban.

A partir del concilio de Nicea, la acción del hombre durante su única vida determina si el hombre pasará el resto de la eternidad en el cielo o en el infierno. Al ver el Universo con la óptica de una sola vida, apareció la idea de un Dios injusto y arbitrario que determina el nacimiento de las personas como ricas, pobres, sanas o enfermas por azar. Todo esto tuvo sentido mientras el aprendizaje espiritual se realizaba a través de la oscuridad del sufrimiento, el martirio o el sadismo inquisidor.

Pero este Concilio no sólo es curioso por eso. El "Milagro" de Nicea también permitió quitar de en medio 266 evangelios mediante la "intervención divina", que consistió en poner los 270 evangelios bajo una mesa del salón del Concilio, cerrar la puerta con llave y pedir a los Obispos que rezaran durante toda la noche para que dios pusiera sobre la mesa aquellos que fueran inspirados por él. Claro que, a falta de actas, tampoco sabemos quién guardó la llave durante la noche. Lo cierto es que a la mañana siguiente los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan estaban sobre la mesa. Sobrenatural o no, el responsable del "milagro" debió de haber ponderado mejor la elección de estos cuatro evangelios, pues los escogidos incurren en abundantes contradicciones lo que hace imposible que sean, por llamarlo de alguna manera, fiables.

La elección de esos cuatro evangelios de entre los 270 existentes, tuvo como consecuencia la muerte de decenas de miles de cristianos durante los tres años siguientes a la finalización del Concilio, porque la posesión de cualquiera de los 266 restantes se tipificó como un delito.

Las bases del catolicismo moderno y de la censura

Sin embargo, lo más importante es que lo que resulta del Concilio de Nicea es el catolicismo, con variaciones bastante pequeñas, que hoy día conocemos. Aparece una organización como jamás ha existido. Se aprueba todo lo relativo a las elecciones episcopales, los patriarcas y su jurisdicción, todo lo relativo a la excomunión, la prohibición de abandono de sus iglesias por parte de los clérigos, así como la prohibición de que Obispos, sacerdotes y diáconos pasen de una iglesia a otra. En este concilio se llegan a sentar incluso las bases de la liturgia que hoy día conocemos, pero también se le dan poderes a la nueva iglesia para embarcarse en una campaña de censura a gran escala destinada a silenciar a millones de disidentes a través del asesinato, la quema de libros, la destrucción de obras de arte, la desacralización de templos, la eliminación de documentos, inscripciones o cualquier otro posible indicio que pudiera poner en duda su derecho a ejercer el gobierno del espíritu del hombre, y que condujo a occidente a unos niveles de ignorancia desconocidos desde el nacimiento de la civilización greco-romana –

A fin de ocultar el hecho de que no existía base histórica alguna que justificase sus ficciones teológicas, el sacerdocio cristiano tuvo que recurrir al deleznable crimen de destruir casi cualquier traza de lo ocurrido durante los dos primeros siglos de la era cristiana. Lo poco que fue permitido que llegase hasta nosotros lo habían alterado y distorsionado hasta dejarlo por completo carente de cualquier valor histórico

Una vez que las autoridades eclesiásticas obtienen el derecho legal de destruir cualquier obra escrita que se opusiera a las bases sentadas en Nicea, entre los siglos III y VI, bibliotecas enteras fueron arrasadas hasta los cimientos, escuelas dispersadas y confiscados los libros de ciudadanos particulares a lo largo y ancho el imperio romano, con el pretexto de proteger a la iglesia contra el paganismo. Se establece la pena de muerte para cualquier persona que escribiera libros que contradijeran las doctrinas de la iglesia.

La construcción de iglesias sobre las ruinas de los templos y lugares sagrados de los paganos no sólo se convirtió en una práctica común sino también obligada para borrar por completo el recuerdo de cualquier culto anterior. Sin embargo, hubo cierta justicia poética en todo ello. En Egipto, ante la imposibilidad material de demoler las grandes obras de la época faraónica o de borrar los jeroglíficos grabados en la piedra, se optó por tapar los textos egipcios con argamasa, lo cual, lejos de destruirlos, sirvió para conservarlos a la perfección hasta nuestros días y eso ha permitido que tengamos un conocimiento de antiguo Egipto más detallado que el de los primeros siglos de nuestra era y, lo que es más importante, aquellos jeroglíficos preservaron la verdad, ya que contenían la esencia y el ritual del mito celeste que, casualidades de la vida, tiene una enorme similitud al mito evangélico.

Tras quemar libros y clausurar iglesias paganas, la iglesia se embarcó en otra clase de encubrimiento: la falsificación por omisión. La totalidad de la historia europea fue corregida por una iglesia que pretendía convertirse en la única y exclusiva depositaria de los archivos históricos y literarios. Uno de los mayores crímenes de toda la historia humana fue la destrucción de la biblioteca de Alejandría en 391. Con todos los documentos importantes custodiados en los monasterios y un pueblo llano degenerado al más absoluto analfabetismo, la historia cristiana pudo ser falsificada con total impunidad, convirtiendo a una religión de Estado en un Estado en sí misma.

Inmediatamente después de su legalización, la Iglesia cristiana destruye muchos templos paganos, asesinando a sus sacerdotes. La reparación de estos templos fue prohibida, y los fondos fueron desviados en favor del clero cristiano. Promovió la persecución y la eliminación de los paganos que se negaban a abrazar la nueva religión cristiana, destruyó muchas estatuas y tesoros de Grecia, perdiéndose de esta manera valores culturales irrecuperables

El cambio en el mensaje

En primer lugar, el Reino de Dios del que hablaba Jesús, es una propuesta conflictiva que se oponía al reino del César. Obviamente el mismo Cesar encarnado en Constantino no podía ser el elegido por Dios para gobernar.

En segundo lugar la imagen del Dios que transmitió Jesús a sus seguidores era el fruto de su experiencia personal de Dios que trasmitió a sus seguidores, era la de un Padre cuya característica especial es ser misericordioso, ama a los ingratos y malos.

Otro punto es dar centralidad a los pobres. Ellos son los primeros destinatarios y beneficiarios del Reino. En el comportamiento que tengamos con ellos se decide si heredamos o no la salvación (Mt 25 ,46).

Otro punto importante es la comunidad. Él escogió a doce para vivir con él; este número doce es simbólico: representa la reunión de las 12 tribus de Israel y la reconciliación de todos los pueblos, hechos Pueblo de Dios. No el Dios de un pueblo que somete a otros pueblos y se impone.

Por último, el uso del poder. Sólo se legítima aquel uso que es servicio a la comunidad y el portador de poder debe buscar siempre el último lugar.

Este conjunto de valores y visiones es la Tradición de Jesús. Como se deduce, no se trata de una institución, doctrina o disciplina. Lo que Jesús quería era enseñar a vivir y no crear una nueva religión con feligreses piadosos de una institución. La Tradición de Jesús es camino espiritual que puede adquirir muchas formas y que puede tener también seguidores fuera de lo religioso y eclesial.

Constantino logró transformar esta Tradición de Jesús en una religión, la religión cristiana: una organización religiosa en forma de distintas Iglesias, especialmente la Iglesia romano-católica. Éstas se caracterizan por ser instituciones con doctrinas, disciplinas, determinaciones éticas, formas rituales de celebración y cánones jurídicos. La Iglesia católica romana en concreto se organizó en torno a la categoría del poder sagrado, concentrándolo en manos de una pequeña élite que es la jerarquía con el Papa a la cabeza, con exclusión de los laicos y de las mujeres. Ella detenta las decisiones y el monopolio de la palabra. Es jerárquica y creadora de grandes desigualdades.

El poder temporal

Constantino representa el nacimiento de la monarquía absoluta, hereditaria y por derecho divino, algo hasta entonces inusual en el Imperio Romano que siempre conservó sus estructuras republicanas. Para Constantino, el catolicismo vendría a ser la culminación del proceso unificador que había estado obrando en el Imperio desde hacía siglos. Los cristianos, en adelante, no sólo deberían obediencia a Dios, sino también al emperador. Constantino consigue aquello que se había propuesto, la creación de una religión de Estado que respaldará su poder, y con el tiempo todas las monarquías europeas católicas siempre hicieron hincapié en que su poder fue entregado por el propio dios. Paradójicamente, con el devenir de los siglos, acabaron siendo los monarcas quienes tuvieron que rendir obediencia a los papas, herederos de los antiguos césares, y someterse a su voluntad



En cualquier caso, la formula monárquica absolutista, sancionada por la Iglesia, e inaugurada por Constantino el Grande, tendría su continuidad tras la desaparición del Imperio, a lo largo de toda la Edad Media y, en muchos casos, hasta el siglo XX. Así, los monarcas medievales lo eran “Por la Gracia de Dios” y los títulos “káiser” y “zar” eran transcripciones derivadas de la palabra “césar”.

En parte, esta espectacular expansión del catolicismo se debió a razones políticas, pues, al trasladar la capital del Imperio a Oriente, (pasó de Roma a Constantinopla) muchas familias senatoriales romanas vieron en el nuevo clero católico que se estaba preparando, la posibilidad de recuperar en Roma una influencia política que habían perdido siglos atrás. Fue el nacimiento de una nueva casta política: el alto clero romano que después desempeñaría un destacado papel en la política europea medieval.

Estos primeros pasos iniciados en tiempos de Constantino (274-337), fueron continuados por Teodosio (379-395) que lo oficializó como la única religión reconocida en el Imperio. Con el declive del Imperio Romano se crearon las condiciones para que los obispos, especialmente el de Roma, asumiesen funciones de orden y de mando. Esto ocurrió de manera clara con el Papa León I, el Grande (440-461), que fue proclamado alcalde de Roma para enfrentar la invasión de los hunos. Fue el primero en usar el nombre de Papa, antes reservado sólo a los emperadores. Adquirió más fuerza con el Papa Gregorio Magno (540-604), también proclamado alcalde de Roma, y culminó más tarde con Gregorio VII (1021-1085) que se arrogó el poder absoluto en el campo religioso y secular: tal vez la mayor revolución en el campo de la eclesiología.

Los actuales hábitos imperiales, principescos y cortesanos de toda la jerarquía, de los cardenales y de los papas se remiten especialmente al Papa Silvestre (334-335). En su tiempo se creó una falsificación, la llamada "Donación de Constantino", con el objetivo de fortalecer el poder papal.

En los últimos años de Constantino, los hechos históricos se mezclan con la leyenda. Se consideró inapropiado que hubiese sido bautizado en su lecho de muerte y por un obispo de dudosa ortodoxia (Eusebio de Nicomedia era arriano), y de este hecho parte una leyenda según la cual el papa Silvestre I habría curado al emperador pagano de la lepra. También según esta leyenda, Constantino en agradecimiento le donó unos palacios al papa. En el siglo VIII aparece por primera vez un falso documento conocido como «Donación de Constantino», en el cual, un recientemente convertido Constantino entrega el gobierno temporal sobre el Imperio de Occidente, incluida la misma Roma, al papa. Se incluía en esa “donación”, el uso de las insignias y la indumentaria imperiales (púrpura), el título de Papa, el báculo de oro, la capa sobre los hombros revestida de armiño y orlada de seda, la formación de la corte y la residencia en palacios.

En tiempos del imperio carolingio, este documento se usó para aceptar las bases del poder temporal del papa de Roma, aunque fue denunciado como apócrifo por el emperador Otón III, y mostrado como la raíz de la decadencia del Papado por el poeta Dante Alighieri. En el siglo XV el cardenal Nicolás de Cusa demostró la falsedad del documento.

Gracias a estos documentos, la Iglesia católica ocupó los denominados Estados Pontificios (Estados de la Iglesia) un conglomerado de territorios básicamente centro italianos, que se mantuvieron como un estado independiente, bajo la directa autoridad civil de los Papas, y cuya capital fue Roma entre los años 752 y 1870  cuando luego de una batalla Víctor Manuel II declara a Roma capital del flamante reino de Italia. Hubo un conflicto hasta que en 1929 se firmaron los Pactos de Letrán donde el papa reconocía a Italia como estado Soberano e Italia reconocía la Ciudad del Vaticano como Estado independiente bajo la jurisdicción papal.

De cualquier modo, el mayor legado del emperador pagano Constantino: la Iglesia católica romana, le ha sobrevivido hasta nuestros días con escasos cambios, y constituye el último vestigio del antiguo Imperio Romano de Occidente fenecido en el año 476, cuando todavía no existía ninguna de las actuales naciones europeas.


El Ojo que todo lo ve


El Ojo de la providencia, también llamado Ojo que todo lo ve, Panóptico o Delta luminoso, es (según Wikipedia) un símbolo interpretado como la vigilancia y providencia de Dios sobre la humanidad. Pero también tiene otros significados como vamos a ver.

Se encuentra relacionado con el «Ojo de Horus» del antiguo Egipto. Sin embargo, se diferencia de él porque se encuentra inscripto dentro de un triángulo con uno de sus tres vértices hacia arriba y con la mirada hacia abajo, como símbolo de « omnipresencia».

El símbolo ha sido usado tanto dentro de contextos religiosos, como mágicos y forma parte del simbolismo masónico donde es conocido como "Delta luminoso", por su semejanza a la letra griega Delta (Δ), el cual es representación del Gran Arquitecto. En muchas ocasiones tiene inscrito el tetragrama hebrero o solamente su primera letra hebrea "yod" que puede considerarse en este caso como una abreviatura de él. El yod es considerado como el elemento primero a partir del cual se forman todas las letras del alfabeto hebreo, es también la letra inicial del Nombre de Jehová y si bien está representado por un pequeño punto suspendido, simbólicamente alberga al infinito.

El uso del Ojo que Todo lo Ve en las culturas antiguas
India
El dios hindú Shiva tiene tres ojos. El tercer ojo o chacra de la frente se conoce como el ojo de Shiva, poseedor de todo el conocimiento, que cuando se abre destruye todo lo que ve. Por lo tanto, es un símbolo del conocimiento que destruye el mal y la ignorancia.

Representación de Shiva con su Tercer Ojo
Esto se puede comparar a un despertar de la parte más espiritual de una persona que ve la verdad de las cosas y puede luego eliminar dentro de la psique de una persona aquello que es opuesto y bloquea la conciencia divina a que se manifieste más. De esta manera se trata de una “destrucción creativa” del mal para transformarla en una conciencia superior.

Budismo: El ojo que todo lo ve de Buda
En el Budismo a Buda se le conoce como el Ojo del Mundo. Es típico que los templos en Nepal muestren un gráfico de los “Ojos de Buda” como se muestra arriba – nota que incluye una marca para el “tercer ojo” también. Los ojos también son conocidos como los ojos de la sabiduría y la compasión.  Estatuas de Buda suelen mostrar un punto en la mitad de la frente para representar el tercer ojo.

Antiguo Egipto: El Ojo de Osiris


El jeroglífico para ‘Osiris’ contiene un ojo. Es interesante saber que el jeroglífico egipcio para su dios Osiris contiene un ojo como se muestra arriba. Así como con el hinduismo y el budismo nos encontramos con una deidad espiritual que está representado en la antigüedad como un ojo.

Ojo de Horus
El Ojo de Horus o Udyat "el que está completo", fue un símbolo de características mágicas, protectoras, purificadoras, sanadoras, símbolo solar que encarnaba el orden, el estado perfecto. El Udyat es un símbolo de estabilidad cósmico-estatal.

(Dios del antiguo Egipto representante del bien), hijo del dios Osiris (representante del aire y de la tierra) y la diosa Isis, nacido en secreto para protegerlo y evitarle una muerte en manos de su hermano Set quien asesinó a su padre para evitar que tuviese más descendencia y poder tomar el trono real.

Horus era hijo de Osiris, el dios que fue asesinado por su propio hermano Set. Horus mantuvo una serie de encarnizados combates contra Set, para vengar a su padre. En el transcurso de estas luchas los contendientes sufrieron múltiples heridas y algunas pérdidas vitales, como la mutilación del ojo izquierdo de Horus. Pero, gracias a la intervención de Tot, el ojo de Horus fue sustituido por el Udyat, para que el dios pudiera recuperar la vista. Este ojo era especial y tenía cualidades mágicas. Se utilizó por primera vez como amuleto mágico cuando Horus lo empleó para devolver la vida a Osiris.

Horus era un dios sol con cabeza de halcón y se podría decir que el ojo de Horus fue diseñado como un ojo de un Halcón con su marca debajo del ojo.


También es muy interesante observar que el dibujo del Ojo de Horus coincide con la sección transversal del cerebro medio, donde se encuentra la glándula pineal, de la que se dice a menudo que es el “tercer ojo” y un centro de espiritualidad.
Es como si el ojo de Horus fuera una representación del tálamo. Si esto es lo que estaban dibujando. ¿Consideraban el cerebro medio como el foco de la conciencia”?.

Hay que recordar que uno de los más grandes secretos de la ciencia esotérica de la humanidad yace en una serie de técnicas que permiten “abrir” o “activar” el tercer ojo, lo que significa también ver a través del ojo de dios y encarnar la divinidad inherente en cada ser humano.





  Oriente Medio/Asia – Hamsa
En el Medio Oriente el ojo que todo lo ve se ha conocido en la forma de un símbolo de una mano con un ojo llamada como Hamsa, Khamsa o Hamesh.

Es el símbolo de un ojo en la palma de una mano, normalmente la mano derecha. De nuevo, es un símbolo de protección contra el mal de ojo (la mala suerte provocada por los celos de los demás) y el peligro en general y puede verse como un amuleto de la buena suerte en ese sentido.

También se conoce como la mano de Fátima en el Islam y la mano de Miriam en el judaísmo. En la India se conoce como la mano Humsa. Los Jainistas también tienen una forma de la Hamsa en su simbolismo con la palabra ahimsa (que significa no violencia) dentro una rueda en vez de donde estaría el ojo.

La Hamsa se ha utilizado durante miles de años y todavía está en uso hoy en día como amuletos, talismanes o adornos de pared. Parece tener sus orígenes en la antigua Mesopotamia con la mano de Ishtar siendo un símbolo de la protección divina a pesar de que no contenía el ojo en la palma.

Antiguo Ecuador
También está el sorprendente descubrimiento de 1984 en La Maná, en el centro de Ecuador, de un antiguo artefacto conocido como la Pirámide Negra, que está hecha de piedra negra con un ojo en el ápice. La piedra que tiene incrustaciones de oro la forman 13 niveles de “ladrillos” y un ojo en la parte superior. Estas incrustaciones brillan cuando están bajo la luz negra. En general se ve como una representación de la gran pirámide de Giza (a 12022 km. de distancia) y también increíblemente parecido al símbolo de la pirámide con el ojo que se utiliza en el gran sello y en el billete de 1 dolar de EE.UU.

Pirámide Negra con la Cobra Real

No se sabe cuán antiguos son estos objetos ya que datarlos no ha sido posible, pero se piensa que son anteriores a las culturas antiguas conocidas de la región.

El Cristianismo
En el Cristianismo se denomina  El Ojo de la Providencia y representa “el ojo de Dios” que penetra todos los secretos y vela por la humanidad. Muestra un ojo en el cielo o en el interior de un triangulo, rodeado por rayos de luz y nubes. El triángulo se ha utilizado durante muchos siglos para representar a la trinidad cristiana. Los estallidos de luz y las nubes son de uso común para representar la santidad y divinidad de Dios. La luz también representa la iluminación espiritual, no sólo la iluminación física.
“Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.” (Proverbios 15: 3)
La creencia en un dios moralista, omnisciente y que puede castigar a quien no siga sus mandamientos fomenta la cooperación con desconocidos de la misma religión. La creencia en un ser invisible que nos vigila para que no violemos las normas permitió la aparición de sociedades complejas, al evitar que velemos sólo por nuestro propio interés y tengamos comportamientos altruistas.
A lo largo de la historia se ha utilizado el simbolismo del ojo para representar una fuerza creadora, benevolente y vigilante, que ayuda y protege a la humanidad castigando a los que no sigan sus órdenes. Un dios 'gran hermano' ayuda unir a las personas que no se conocen.

El Ojo Turco y el Mal de Ojo
El mal de ojo es una creencia popular, según la cual, una persona tiene la capacidad de producir daño, desgracias, enfermedades a otra sólo con mirarla. A la persona afectada se dice que está ojeada o le echaron mal de ojo.  Este mal puede producirse voluntaria o involuntariamente. Cuando una persona envidia y mira a otra persona, la energía protectora que envuelve a cada uno de nosotros genera una apertura por donde entra el juicio, que cae sobre la persona mirada. Como no siempre estamos atentos, hay talismanes que absorben esa energía. Dice la leyenda que el Ojo Turco se sacrifica por su dueño y se rompe cuando absorbe esa energía.


La historia de la humanidad nos demuestra, que estas miradas celosas fueron conocidas por muchas culturas. Algunos ejemplos son los griegos, que salían a las batallas con los ojos pintados en la proa de sus barcos. Los egipcios con su conocido “Ojo de Horus”. En la india se cree que la pintura para el rostro se originó con la finalidad de protegerse del “mal de ojo”. Los musulmanes y judíos también reconocen esta energía y utilizan el ojo para protegerse, hasta el día de hoy.
Los síntomas producidos en la victima son, dolor de espalda, cansancio, agotamiento, bostezo. Afecta a adultos y niños. Algunos bebes dejan de alimentarse y vomitan. Siendo estos últimos los más afectados por este mal ya que son los más débiles. Se pueden ver dañados los negocios, el trabajo y las relaciones personales.

En conclusión sobre la importancia del “ojo que todo lo ve” en la antigüedad
Como hemos visto, a lo largo de la historia ha habido una fuerte tradición a través del tiempo, los continentes y las culturas en la utilización del simbolismo del ojo para representar generalmente una fuerza benevolente creadora vigilante, que ayuda y protege a la humanidad y también representa una parte espiritual que se encuentra dentro de uno conocido también como el Tercer Ojo de la iluminación, o el Ojo del Alma.

Se dice que Buda pudo entender las fuerzas de la existencia y su manifestación en la cadena de la causalidad, luego de despertar su Tercer Ojo. Aparece una y otra vez en los mitos, esculturas, grabados y pinturas en las culturas antiguas de todo el mundo. Se representa a menudo en todo el antiguo Egipto como un solo Ojo incorpóreo. El Tercer Ojo era comúnmente descrito por los antiguos místicos que experimentaron la luz divina.
“.. en cada hombre hay un Ojo del alma, que … es mucho más precioso que diez mil ojos corporales, por sí solo es visto la verdad … El ojo del alma … es solo adaptado naturalmente al ser resucitado y excitado por las disciplinas matemáticas. “
– Platón, República


MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR