La función del Past Master y el Teorema de Pitágoras



El simbolismo nos enseña a edificar y no a destruir; iluminar pero no incendiar; tratar de convencer pero no imponer las ideas, y lejos de rechazar ciertas creencias u opiniones, abrir los brazos a todos, porque la Masonería se nutre de las distintas corrientes del pensamiento humano y busca la unidad de espíritu de sus miembros y no necesariamente la uniformidad de opinión. Que cada uno afirme su propia personalidad de acuerdo a su particular concepción del mundo y de la multiplicidad de formas del pensar. A sus integrantes les enseña a convivir en armonía, con hombres que viven en tolerancia con quienes profesan ideas diferentes.

Articular esos distintos pensamientos en aras del bien común es la tarea del Venerable Maestro de un Taller masónico. Para lo cual, debe aplicar con firmeza y sabiduría su escuadra para que la construcción sea estable y duradera, pero, ¿hay en ese Taller alguien que garantice que esa herramienta responde a las reglas de la Geometría? En otras palabras, hay alguien que verifique que el Venerable Maestro esté obrando con rectitud e idoneidad? Porque el Orador sólo verifica que se cumpla con la ley, pero aun dentro de la ley se puede actuar sin probidad.

La persona mejor calificada es el último Ex Venerable, denominado el Past Master, porque es quien ha recorrido el camino y habiendo atravesado todas las etapas de uso y prueba de la herramienta, es quien más sabe de la necesidad de que sea usada la escuadra perfecta.

¿Simbólicamente, como podrá darse la seguridad de que el ángulo entre las dos ramas de la escuadra sea justamente un ángulo recto? Hay varios procedimientos conocidos, pero el más sencillo es por medio del teorema de Pitágoras y por tanto el Ex -VM, aquel cuyo trabajo principal es verificar la exactitud de las herramientas de labor, y quien se supone ha arribado a una habilidad total en masonería, porta este teorema como parte de su joya distintiva.



Sabemos que en un triángulo, uno de cuyos ángulos es recto, matemáticamente el cuadrado del lado opuesto al ángulo recto es igual a la suma de los cuadrados de los dos lados restantes del triángulo. Con esto, fácilmente se puede ver que si en cualquier triángulo rectángulo, hacemos que el cuadrado de un lado, sea igual a la suma de los cuadrados de los otros dos, necesariamente el ángulo será recto, el ángulo de un escuadra perfecta de 90 grados..

Los albañiles, verifican sus escuadras con la serie de números 3,4 y 5. O sea un lado de tres unidades, y el otro de 4 unidades, necesariamente el lado restante deberá ser de cinco de esas unidades, encerrando un ángulo recto perfecto. La explicación es que el cuadrado de 3, o sea 9, sumado al cuadrado de 4 o sea 16, nos dará el cuadrado de 5, o sea 25.



Es por eso que la Joya del Past Master, consiste en una escuadra de la que pende el Teorema de Pitágoras.

Esta joya representa esencialmente la Justicia. Corresponde al Ex Venerable Maestro, constituirse en el defensor de cualquier miembro de la logia, que enfrente un proceso ante el Tribunal de Honor. Con ello se establece el primer requisito de todo proceso de administración de justicia, cual es, el de la legítima defensa. La idea de la joya del Ex Venerable Maestro es poner en evidencia que las querellas y las diferencias entre los hombres, solo pueden ser resueltas con Justicia. La justicia es una tarea y una responsabilidad de los humanos para con los humanos. Nada en esto tiene que ver el G.A.D.U.

Para los pitagóricos, el ángulo recto era llamado el ángulo de la equidad, implicando con ello, que representaba el sentido de lo equitativo, dando a cada cual según sus merecimientos y condiciones, no favoreciendo a uno en desmedro del otro, propendiendo a guiar los actos por la templanza del deber juiciosamente asumido, por la justicia natural antes que la legal o escrita.

El Past Master que ha superado todos los grados, y que debería haber llegado a aguas calmas, libre de ansiedades, tiene sobre bajo su responsabilidad el asegurar que aquellos que trabajan para el mismo propósito no desperdicien sus esfuerzos, velando porque se apliquen aquellos principios que fueron puestos a prueba y dieron muestra de ser correctos, compartiendo sus enseñanzas de forma práctica al mundo profano y de forma simbólica en el taller.


Pero desgraciadamente las cosas normalmente no son tan sencillas, el Venerable Maestro es quien ha sido elegido para dirigir los destinos del Taller en ese período y quiere imponer sus criterios, modificar aquellas cosas que no le gustaban de las gestiones anteriores y dejar sentada su huella. Está bien que así sea, en la medida en que no se alteren los Reglamentos Generales controlados por el Orador, sino también los Reglamentos Particulares, y usos y costumbres del taller que hacen a su identidad.

Delicada tarea la del Past Master, que debe asumir que ya no dirige los destinos de la Logia, y que otro lo hará de una manera diferente a la suya, pero que debe advertirle cuando se está apartando del sendero.

En las Monarquías Constitucionales es el Rey quien ejerce esa función de contralor, en los imperios existía la función del Virrey destacado en alguna región, en las democracias a veces existe una función de consulta con los expresidentes, en las empresas multinacionales se designa un “controller” que vela por los intereses de los accionistas.


Antiguamente se decía: “El hombre es bueno, pero si se lo controla es mejor

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR