El Ave Fenix


El Fénix es un ser fantástico que simboliza lo mismo en todas las diferentes culturas: la inmortalidad y la resurrección. Asimismo, representa la esperanza que nunca debe morir en el hombre. La posibilidad de poder recomenzar luego de haber perdido todo. La necesidad de morir, de cerrar un ciclo, para comenzar una nueva vida.

El fénix es un ave mitológica del tamaño de un águila, de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente, de fuerte pico y garras. Se trataba de un ave fabulosa que se consumía por acción del fuego cada 500 años, para luego resurgir de sus cenizas.



El mito del ave Fénix, alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el “Más allá”, pues el Fénix muere para renacer con toda su gloria. Fue citado por los sacerdotes egipcios, griegos y  los escritores latinos.

Fue asociado a las crecidas del Nilo, a la resurrección, y al Sol. El Fénix ha sido un símbolo del renacimiento físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación, y la inmortalidad.  Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas.

Debido a sus costumbres, fue considerada símbolo de la regeneración (por su función de ave migratoria que reaparece, que renace, que se renueva, periódicamente).

Esta sagrada ave viajaba a Egipto cada quinientos años, y aparecía en la ciudad de Heliópolis, llevando sobre sus hombros el cadáver de su padre, a donde este iba a morir, para depositarlo en la puerta del templo del Sol. Según Herodoto, para trasladar el cadáver de su padre desde la Arabia al templo del Sol, se vale de la siguiente maniobra: forma ante todo un huevo sólido de mirra, tan grande cuanto sus fuerzas alcancen para llevarlo, probando su peso después de formado para experimentar si es con ellas compatible; va después vaciándolo hasta abrir un hueco donde pueda encerrar el cadáver de su padre; el cual ajusta con otra porción de mirra y atesta de ella la concavidad, hasta que el peso del huevo preñado con el cadáver iguale al que cuando sólido tenía; cierra después la abertura, carga con su huevo, y lo lleva al templo del Sol en Egipto.

En principio son dos los conceptos que el ser humano simboliza con el ave fénix, muerte y resurrección, o vida y muerte pero con resurrección, esto nos indica que para vivir se debe morir y viceversa en ciclos continuos.
  

Para el Cristianismo

Para los primeros cristianos simbolizaba a Cristo, dado que éste tarda tres días en resucitar. Según la leyenda cristianizada, el ave Fénix vivía en el Jardín del Paraíso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada flamígera del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix, haciendo que ardieran éste y su inquilino. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, siendo el más destacado la inmortalidad, a través de la capacidad de renacer de sus cenizas.

Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día ardía. El Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía del huevo la misma ave Fénix, siempre única y eterna. Esto ocurría cada quinientos años.

Según estas creencias, el árbol del conocimiento del jardín del edén, es el cuerpo físico del hombre a través del cual el alma  evoluciona por el conocimiento que le proveen las experiencias vivenciales en este mundo. El Fénix al pie de este árbol es la consciencia incipiente y primitiva, la chispa de la espada flamígera que lo incendia, es una chispa de la consciencia universal, y el Ave Solar que emerge entre las cenizas es la consciencia que despierta, en plenitud de facultades, en el alma del hombre.

Simboliza entonces, que el paso de la humanidad del estado primitivo al estado consciente, se realiza a través del conocimiento, luego de tomar contacto con la consciencia universal. Es el paso a otro nivel espiritual, si se quiere.

El Ave Fénix tiene cierta analogía con la palabra INRI siendo una de varias interpretaciones: IGNE NATURA RENOVATUR INTEGRA, Íntegramente la Naturaleza será Renovada por el Fuego… del alma. Al morir el cuerpo físico de cada persona, las experiencias adquiridas en la presente encarnación se retraerán y conservaran en el alma que es inmortal…

El fénix es símbolo de inmortalidad pero este concepto merece y exige ser precisado pues normalmente se lo entiende mal. Por inmortalidad se suele interpretar vivir en una sucesión temporal indefinida, cuando en realidad se trata de nacer a lo atemporal, a lo eterno que está fuera del tiempo y de la corriente de las formas.


El “Fénix” es un signo de las órdenes secretas del mundo antiguo, y de los iniciados en las mismas, por cuanto era habitual referirse a quien había sido aceptado como novicio en los templos como alguien que había “nacido dos veces”, o que había “renacido” o “nacido de nuevo”. La sabiduría confiere una nueva vida, y todos los verdaderamente sabios nacen de nuevo.

La mayoría de los ritos de iniciación se parecen a las ceremonias fúnebres. Lo que en verdad se está ritualizando es la muerte de la ilusoria personalidad profana, lo cual, conlleva un "sacrificio" por parte del aspirante, o sea, un "acto sagrado”, para luego volver a “nacer”.

Ello hace posible el renacimiento a una vida superior. Pero no sin antes enterrar los restos de la vida profana. Y así como el Ave Fénix, volver a una nueva vida a partir de sus cenizas. El Ave Fénix muere abrazado en llamas y de sus propias cenizas renace. Es un símbolo de purificación a través del fuego (que representa la luz del conocimiento y es el elemento básico para la elaboración del concepto de cultura).

Esas cenizas son el material profano del cual nacerá el Masón, quien al igual que Hiram Abiff debe pasar por el fuego las escorias de su naturaleza inferior para renacer de nuevo purificado.

La Masonería implica un camino para que sus adeptos intenten el esfuerzo de trascender de la muerte a la inmortalidad habiendo pasado de la ignorancia a la sabiduría y del reino de la ilusión al de la  verdad.

Como es ese paso del reino de la ilusión al de la verdad??

El ave fénix se dice que emerge de las cenizas tan limpia como cuando la sometieron a la hoguera tratando de destruirla. Significa también que la verdad renace en la hoguera en la que pretenden destruirla con mentiras, engañando a los ignorantes.

La masonería solo busca la verdad, pero con la libertad que cada masón tiene y ejerce para encontrar dicha verdad, sin influencia de ninguna especie, por eso se dice que el masón es hombre libre.

La verdad se consigue por medio del análisis, pero ese análisis solo será confiable si se hace anteponiendo la duda en lo que se trata de analizar, si no se aplica esa duda es difícil que la verdad surja pura y sin mancha.

Y aun cuando ya se haya encontrado lo que suponemos es la verdad, seguramente otro masón cuestionará nuestra verdad, y entonces, esta será sometida a nuevos análisis de uno o más masones solos o en grupos y ellos entregarán lo encontrado. El método masónico no impone una unidad ideológica, política o religiosa a quienes lo practican. Da un marco general que admite y exige el pluralismo en su interior.

Lo importante de la masonería es que no existen dogmas, a ningún masón se le puede imponer una verdad como dogma. La manera de hacer los análisis masónicos es lo que permanece en secreto, pero es que ese secreto,  solo se puede conocer dentro de los templos que la masonería tiene en todo el mundo y la forma es especial en cada logia.

Como todas las cosas más valiosas, nadie puede aprenderlas si no es por si mismo pero tampoco nadie puede aprenderlas solo. Se aprenden en comunidad, hombro con hombro, codo con codo, por los compañeros del cuerpo y del espíritu.

Y después de cada trabajo, pareciera que el ave fénix de la verdad resurge con toda fuerza y vigor al servicio de la humanidad. 

2 comentarios:

  1. Me parece extraordinariamente claro el contenido, si bien alguien no iniciado no logrará comprenderlo en todo su alcance y profundidad, o le será especialmente complicado, creo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy iniciado, mas sin embargo lo entiendo y lo comprendo.

      Eliminar

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR