YOD - El Punto Infinito - GOD

Los Masones realizan todos sus trabajos a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, como creador de todo lo existente. Es por eso que, en el Oriente de los templos, se encuentra un triángulo con el Tetragrama hebreo (tetragrámaton), símbolo del nombre inefable de Dios (YHVH, Jehová). Se lo designa con el nombre de Delta, porque la letra griega así llamada tiene forma triangular
Hay casos en que el tetragrámaton es sustituido por la letra hebrea YOD (a veces, en hebreo, se lo representa por tres yod, que dispuestos triangularmente, corresponden a los tres puntos de la Masonería). En ocasiones el Yod está reemplazado por un ojo, que se designa como «el Ojo que todo lo ve».

La masonería moderna ha reemplazado la letra YOD por la letra G, (YOD – GOD), así vemos, por ejemplo, como la  estrella flamígera es un pentágono tiene inscripta la letra G, cuando en la antigüedad era un símbolo más complejo.
Pero, ¿que significa esa letra que la masonería moderna quiere reemplazar?.
En el Hebreo Bíblico, cada letra posee una simbología especial y un significado; también contiene un valor numérico que amplía dicha simbología.
Se enseña que el Universo fue creado por diez expresiones de Dios, compuestas por las letras hebreas que como bloques de construcción fueron las herramientas para establecer el orden de todo lo creado. Ellas en sí mismas, sus nombres, su forma gráfica, su valor numérico (gematria) y su respectiva posición en la secuencia del Alefato tienen una razón de ser de origen divino.
Las letras en sí son agentes de la creación
Para los hebreos la letra YOD (IUD), no es sólo el principio del Nombre de Jehová, significa la llama diminuta; el elemento, o el átomo de las demás letras o consonantes. Siendo el YOD la menor de las letras del alfabeto hebreo, de ella derivan todas las demás; por ejemplo: la alef está formada por dos YOD, una en la parte superior derecha, y la otra en la inferior izquierda, unidas por una vav en diagonal. Esto representa las aguas superiores e inferiores con el firmamento entre ellos.
Es la única letra suspendida en el aire. Es un punto con "forma”, ya que tiene una corona arriba y un "sendero" debajo. Es el "sendero de la YOD”; el punto inicial de espacio y tiempo.
La YOD presenta el doble sentido de «principio» y «germen». En el mundo superior es el principio que contiene todas las cosas; en el mundo inferior, es el germen, contenido en todas las cosas. En el mundo superior, instantes después del “tzimtzum” inicial (la contracción de la Infinita Luz de Dios para hacer "lugar" a la Creación, y permitir la creación de realidades independientes), quedó dentro del espacio vacío un punto potencial o "impresión".
El punto inicial, el poder esencial de la letra YOD, es el "pequeño que contiene mucho". "Mucho" se refiere al simple Infinito de Dios, escondido dentro del punto inicial de revelación, que se refleja como el potencial Infinito que tiene el punto, de desarrollarse y expresarse en todo el múltiple fenómeno finito de tiempo y espacio.
El secreto de este punto es el poder del Infinito de contener el fenómeno finito dentro del Si Mismo, y expresarlo en la realidad externa aparente. Una manifestación finita comienza de un punto de dimensión cero, luego se desarrolla en una línea unidimensional y una superficie bidimensional.
Diez, el valor numérico de YOD, es también el número de mandamientos (literalmente "declaraciones") revelados por Dios a Su Pueblo. Todos los mandamientos, y de hecho cada letra de la Tora, tienen el poder de lo "pequeño que contiene mucho"; cada uno es un canal para la revelación de la Luz Infinita de Dios en la realidad finita.
APUNTES PROFANOS
No se pueden profanar los escritos sagrados, pues son dignos de ser respetados en su acepción original y prefiero especular al margen, fuera del texto principal, ya que no puedo dejar de pensar en la teoría Big Bang cuando trato de entender el “tzimtzum inicial” y medito sobre en ese pequeño instante cuando TODO empieza, cuando ese enorme vacío empieza a manifestarse.
Ya estaba todo allí en potencia y aparece esa chispa, ese impulso inicial que desata o libera todo el movimiento que vemos después y que llega a formar el Universo que conocemos. El punto inicial pequeño que contiene el infinito escondido dentro de sí.
Así imagino brutalmente al YOD, a esa pequeña letra que contiene al elemento que forma a todas las otras letras, así como el “Bosón de Higgs” o “Partícula de Dios” contiene la parte esencial de toda la materia, pues recoge la masa y le da tamaño y forma, permitiendo la formación de los átomos que conforman todo el universo.
Hace pocos años que sabemos de la existencia del “Bosón de Higgs” y recién logramos descubrirlo en 2012, no deja de asombrarme como  los hombres antiguos podían especular sobre estas teorías.
De la misma manera imagino esa pequeña letra suspendida como el símbolo de ese potencial Infinito que tiene el punto, de desarrollarse en todo el múltiple fenómeno finito de tiempo y espacio.
¿Es necesaria una causa primera para lograr esa chispa? Parecería inevitable, pero como dijo Borges:
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza / de polvo y tiempo y sueño y agonía?”
Es tan sugerente como conmovedor. En esas líneas se encierra el misterio último, tal vez el único: el de saber si existe un Creador que dirija los hilos del juego, de igual forma a como los ajedrecistas mueven las piezas en el tablero.
BIBLIOGRAFIA
·         Rabbi  Itzjak Guinsburg
·         Las Letras Hebreas (El Significado Místico de las Letras Hebreas)
·         El idioma hebreo – La lengua sagrada - Dr. Luis Ernesto Rivera


1 comentario:

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR